Hoy parece contradictorio ser de izquierdas y que te gusten los toros. No siempre fue así. Vengo de una familia de izquierdas en la que han gustado los toros y se han seguido, según los gustos, las trayectorias taurinas de toreros como Santiago Martín El Viti, sin olvidar a un Antoñete, un Dominguín, Paco Camino, o hasta el Cordobés.

No menos incoherente debería ser declararte aficionado y seguidor de éste o aquel club de futbol, sabiendo el tremendo negocio en el que se ha convertido este deporte y, sin embargo, no son pocos los amigos, amigas y familiares que se declaran seguidores del Atletico de Madrid, el Real Madrid, el Bilbao, o el Barsa (al que también se puede transcribir como Barça). Algunos, incluso, se declaran acérrimos del Getafe, o del Rayo Vallecano

Debo confesar que no me atrae el futbol, ni los toros. No lo considero una virtud, sino un accidente vital. Por alguna circunstancia, ninguna de estas dos cosas me ha interesado demasiado. Creo que eso me ha permitido dedicar tiempo a otros asuntos, a los que tampoco considero mejores ni peores.

En todo caso, no manejar bien estos temas, me ha impedido iniciar esas conversaciones de acercamiento inicial a algunos especímenes del género masculino, con un intercambio de afirmaciones sobre el último partido de la Liga, la Champions, o la Copa.

Nunca me ha parecido un grave problema, aunque alguna fama de rarito me haya granjeado. Lo que ya no sé si tiene perdón es que, aprovechando este momento, confiese que me gustan las procesiones de Semana Santa. Muy especialmente las procesiones de la Semana Santa andaluza.

Ya ves, no me apasionan los toros. No movería un dedo por ver una corrida desde la mismísima barrera. No me interesan los estadios, ni las retransmisiones de futbol. Bueno, tal vez con la excepción de los Mundiales. Pero claro, esto puede ser considerado por muchos como algo tan extravagante como afirmar que no soportas la música, salvo Eurovisión.

Sin embargo, esta fascinación por las procesiones, creo que no es incompatible con que yo sea un tipo de izquierdas. No sé bien si será ese baile con el que se van aproximando los tronos. Tal vez la talla hiperrealista de las imágenes. El esfuerzo de esos costaleros que cargan las pesadas tallas, tras largos ensayos en sus cofradías. O esas bandas de música que acompañan cada imagen, el redoblar de los tambores, el ímpetu con el que atacan determinadas partes de la partitura.

Podría intentar justificarme diciendo que me interesa, sobre todo, el aspecto sociológico de las procesiones, pero no merecéis estos subterfugios. Podría apropiarme, para abordar el tema, de la canción de Serrat, Me gusta todo de ti, pero tú no. Y,  sin embargo, tengo que reconocer que me emociono hasta la fácil lágrima, cuando la banda acomete la Saeta del mismo Joan Manuel y entonces tarareo la letra de Antonio Machado.

Intuyo algo de premonición del apoyo mutuo de los primeros internacionalistas en los orígenes de las cofradías. Presiento que, tras lo aparatoso de las peinetas, los capirotes y los penitentes, hay un trasunto de dolores y alegrías compartidos. Me huelo que toda la tristeza acumulada, las irreparables pérdidas que nos sitúan ante lo efímero de la existencia, se decantan en los pasos procesionales, como cuarenta días cuaresmales antes encontraron su cauce en las charangas, comparsas, chirigota y murgas carnavalescas.

Esos sindicatos religiosos que reivindican, a finales de la Edad Media, un Jesús más humano y menos divino. No un Dios, sino un hombre  que nace, vive, ama, sufre y muere ejecutado. Alguien con el que podemos identificarnos y fundirnos. Hermandades y cofradías que anticipan el giro desde el teocentrismo medieval al antropocentrismo renacentista. Atentos, conscientes, del dolor, la pasión y la muerte que se repiten irreparablemente en cada uno de nosotros y nosotras.

De nuevo, Machado, volviendo a la Semana Santa andaluza, Castilla miserable, ayer dominadora/ envuelta en sus harapos desprecia cuanto ignora. Algo hay de rechazo y de combate, en esas marchas procesionales, contra el orgullo fanático del cientifismo que, bajo la máscara de lo exclusivamente racional, conduce al fundamentalismo pragmatista y nos condena a la miseria y a devastaciones irreparables.

Hace justo tres meses publiqué un artículo que se llamaba Un bono social que no funciona. Hablaba del bono social que aplica el canal de Isabel II y que resulta infrautilizado por quienes deberían poder beneficiarse del mismo.

Ahora me encuentro con que, sin duda alguna, preocupados por el problema de la pobreza energética, nuestros gobernantes han decidido hacer algo al respecto y rebajar el coste del consumo eléctrico para personas mayores y con bajos ingresos.

Mi madre es una de esas personas que percibe una escueta y mínima pensión de viudedad y se beneficia de un descuento por bono social que calculo equivale a un 20 por ciento del total de la factura. Un descuento que, en el caso de mi madre, viene a suponer unos 3´5 euros.

Acaba de recibir, la buena mujer, una carta, junto a la factura de electricidad, en la que la empresa “comercializadora de referencia”, le comunica que han entrado en vigor las nuevas condiciones de aplicación al bono social que supone un descuento en la factura sobre el precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC).

Ya tiene delito este eufemismo de “Precio Voluntario”, como si ese “Pequeño Consumidor” tuviera algo que decir respecto al precio de la electricidad, o sobre su factura. Lo que ya es de juzgado de guardia, o al menos asunto de Derechos Humanos, o Defensor del Pueblo, es lo que viene a continuación.

A sus 94 años, mi madre (imagino que como las madres de cada uno de ustedes) ha recibido, en la carta, una batería de direcciones de correos electrónicos, páginas web, teléfonos, correos postales y “puntos de Atención” (estos ya sin dirección concreta a la que dirigirse), para solicitar la aplicación del bono social en su factura.

También deja bien claro, la carta, que esta solicitud deberá ser cursada antes del 10 de abril de 2018. Al parecer, le mandarán el formulario a casa y deberá entregarlo, una vez relleno, a través de los medios indicados anteriormente y acompañado de la acreditación de su condición de pensionista, fotocopia del DNI, última factura, Certificado de Empadronamiento, Libro de Familia. Creo que es todo.

Y yo me pregunto. Si mi madre tenía descuento por bono social eléctrico y demostró reunir las condiciones. Si se trata, de verdad, de mejorar su situación. Si la compañía eléctrica ya tiene su factura. Si una administración no tiene que pedir nunca al administrado aquello que ya obra en su poder. Si una compañía eléctrica no tiene por qué tener y procesar datos personales que no son de su incumbencia. Entonces ¿por qué mi madre, perceptora de una pensión muy por debajo del umbral de la pobreza, tiene, una vez más, que demostrar la evidencia?.

Mi madre, la tuya, está claro, no lo hará. Tendremos que demostrar nosotros que tu madre, mi madre, son pobres. O, a lo mejor, perdemos más tiempo y dinero, en resolver tanto papeleo y requerimiento. De nuevo, un caso práctico, de cómo una necesidad genera una política que se anuncia a bombo y platillo, para que luego todo quede en nada, o en menos que nada, en virtud de los reglamentos de aplicación, los requisitos extemporáneos, las cautelas desmedidas, la inoperancia programada. Me cabe una pregunta. ¿Es cosa del Gobierno? ¿Es cosa de las eléctricas? ¿Actúan a pachas? Mi madre dice que nos engañan, todos nos engañan, siempre nos engañan.

Acudes a una Biblioteca Pública (para el caso es igual que la titularidad de la misma corresponda a una Comunidad Autónoma, o a un Ayuntamiento). En la familia tenéis un carnet de adulto y otro carnet infantil para tu hija, que cuenta con el preceptivo permiso paterno para ser emitido. Incluso te han pedido que autorices los criterios y límites con los que la menor de edad puede acceder a los servicios internet en la biblioteca. Hasta aquí todo perfecto.

Si tu hija quiere leer a Federico García Lorca y visita, sola, o contigo, la Sala Infantil, encontrará a varios Federicos “para Niños” y algún ejemplar de otros libros del autor que hay que leer en las escuelas, o institutos. El Romancero Gitano, por ejemplo. Suelen ser los bibliotecarios y bibliotecarias, los que indagan con diligencia y por iniciativa propia, estos extremos sobre las lecturas obligadas, en los centros educativos de su entorno.

Sobre la mesa de exposiciones de la Sala encontrarás una selección de posibles lecturas infantiles, entre las que encontrarás títulos como El bosque de los enamorados, Intenta enamorarte, El amor según Venus, El piano embrujado, El bosque de tus ojos, Enamorada de un friki (cito títulos inventados sobre variaciones de otros reales, no menos atractivos, desde el punto de vista de su interés pedagógico, educativo, psicológico, o sociológico).

Ahora bien, el problema surge si quieres que tu hija lea ese mismo Romancero Gitano, pongamos por caso, en esa hermosa y reciente edición de 2017 a cargo de Mil Coeditores y Blur Ediciones, en la que  ilustradores, fotógrafos, diseñadores, artistas, han puesto su granito de arena para ilustrar poemas cargados de vida y alegría, al tiempo que de atormentado amor y dramatismo. Esa edición que se encuentra, por un aquel, en la Sala de Adultos, pero no en la Infantil, o Juvenil.

Si quieres que tu hija lo lea, el bibliotecario o bibliotecaria de turno, que cuenta, por cierto con una excelente preparación y una vocación incuestionables, te entenderá perfectamente, pero se verá obligado a aplicaros el reglamento de las bibliotecas públicas que explicita, claramente, que los carnets infantiles o juveniles, sólo pueden acceder, sobre todo a efectos de préstamo, a libros ubicados en la sala correspondiente a dicha categoría. No es una ley, ni un decreto, ni una ordenanza. Es un reglamento. Y, como bien dijo Romanones, haz tú la ley y déjame a mí el reglamento.

Puedes desgañitarte explicando que eres la madre (o el padre) de la niña y razonando que la Declaración Universal de los Derechos Humanos deja bien claro que los padres tienen derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos, o que la Declaración de los Derechos del Niño insiste en que la responsabilidad de la Educación incumbe, en primer término, a los padres. Y hasta que nuestra Constitución viene a remachar en el mismo clavo, insistiendo en que los poderes públicos tienen que garantizar este derecho. Frente a un reglamento, no hay derecho que valga.

Al final el bibliotecario o bibliotecaria, entenderá perfectamente que tienes razón y si te pones muy pesada (o pesado), hasta te ofrecerá alguna solución a su alcance, tal como que te lleves en préstamo ese Romancero Gitano “de diseño”, con tu carnet de adulto. O bien, hará una excepción y os prestará el  libro con el carnet infantil, tras tomar nota del DNI de la madre como autorizante de la vulneración formal del reglamento.

Amablemente te informarán del lugar donde puedes consultar el reglamento y hasta de los responsables a los que te puedes dirigir para trasladar tus sugerencias y quejas. La respuesta habitual será que te entienden, te agradecen tu interés, pero no es responsabilidad suya. Tal vez te sugieran dirigirte a otros servicios, o responsables de servicio.

Una situación como la descrita no tiene que ver con la voluntad del bibliotecario, o bibliotecaria, ni con la tuya propia y se produce cada día, gobierne quien gobierne en la Comunidad Autónoma y en el Ayuntamiento, al margen del color de los partidos de gobierno y oposición, e independientemente de las leyes que regulan la actividad biblioteconómica y hasta los derechos de las madres y padres sobre la educación de sus hijas e hijos.

Al final, en las bibliotecas (como ocurre en tantos derechos sociales), lo que tú piensas, o lo que piensa la bibliotecaria, importa poco. Termina siendo un reglamento, elaborado, copiado, fusilado, transcrito, o plagiado de otros reglamentos, en algún oscuro despacho, el que decide cosas como lo que leerá y qué no podrá leer, tu hija (o tu hijo) en una biblioteca.

Leí una noticia de la BBC, acompañada de un vídeo, convertido en viral durante estos días de Huelga Feminista, en los que la igualdad se ha situado en el centro del debate público y político en nuestro país.  El artículo hablaba de un acertijo cuyo contenido aproximado es el siguiente:

Un padre y un hijo van en su coche y sufren un accidente. A consecuencia del mismo, el padre muere y el hijo es trasladado urgentemente a un centro hospitalario, en estado muy grave. Necesita una operación muy complicada y llaman a una eminencia médica, que acepta desplazarse cuanto antes al hospital. Pero, cuando entra en el quirófano, dice: No puedo operarlo, es mi hijo. ¿Cuál es la explicación de esta situación?

Las respuestas al acertijo son de lo más ocurrentes. Da igual que vengan de trabajadores manuales, estudiantes universitarios, mujeres, hombres, jóvenes, o personas de edad, machistas, feministas, inmigrantes, o no, de derechas, o de izquierdas. Pocas personas terminan acertando que la tal “eminencia médica” sea la madre del joven y, la mayoría, opta por explicaciones rocambolescas mucho menos lógicas y plausibles.

Al parecer, esta incapacidad, bastante extendida, para resolver el acertijo, se encuentra en algo que los científicos llaman “parcialidad implícita”, o inconsciente. Es decir, desde la más tierna infancia, se establecen conexiones entre nuestra neuronas que se automatizan y son, luego, difíciles de cambiar.

Esa automatización hace que no tengamos que andar pensando cada operación cotidiana que realizamos en nuestra vida. Pero también ocurre que otros aprendizajes sean también automatizados. Lo que percibimos, sentimos, vemos en la tele, escuchamos, o experimentamos desde muy pequeñas y pequeños, es muy difícil de replantear de forma distinta a como lo aprendimos.

Las tareas importantes de liderazgo, las ocupaciones más reconocidas socialmente, son asumidas por hombres. Los cometidos de cuidado, atención a la familia, servicios sociales, educación, sanidad, son adjudicadas a las  mujeres. Pero incluso en una profesión tan feminizada como la sanidad y pese a formularse la adivinanza en femenino, la “eminencia médica” es automáticamente asociada con un hombre.

La huelga feminista, en sus cuatro modalidades (laboral, de cuidados, estudiantil y de consumo) ha resultado un éxito español que ha adquirido dimensiones planetarias y ha llenado las calles con impresionantes manifestaciones, pese a sus dificultades iniciales, lo novedoso e inexplorado de la convocatoria, la multiplicidad de los convocantes y hasta los mensajes dispersos sobre las características de la movilización (de mujeres, de mujeres y hombres, de dos horas por turno, de 24 horas).

Pero a los pocos días, precisamente cuando hay que prestar especial atención a que las reivindicaciones sean escuchadas y atendidas, cuando habría que iniciar la negociación de las soluciones, la Huelga Feminista  ha sido sustituida en los noticiarios, en las tertulias, en los programas de debate, o entretenimiento, por noticias inesperadas y sobrecogedoras, como el drama terrible de Gabriel, el Pescaíto, aprovechado además por la derecha para desviar la atención hacia un terreno mediáticamente favorable a la “prisión permanente revisable” (esto de revisable ha pasado, incluso a segundo plano), o por las justas y masivas movilizaciones de las personas mayores en defensa de las pensiones.

La insoportable levedad de lo cotidiano, por importante que sea, el carácter líquido de nuestras sociedades, no pueden ser automatizados, ni aceptados sin más. Aceptar la futilidad de cuanto ocurre, vivirlo intensamente mientras dura, para sustituirlo inmediatamente por una nueva noticia, una nueva preocupación, un renovado quehacer.

Las encuestas mensuales del CIS nos van dando cuenta de estas fluctuaciones en las preocupaciones de los españoles. Y, sin embargo, más allá de las modas, las tendencias y los cambios de momentos, no nos permiten afirmar que los problemas se vayan solucionando. Más bien podríamos decir que, tras vivirlos con vehemencia y apasionamiento, los abandonamos en un cajón de sastre (también un poco desastre), donde permanecen ocultos, o desde donde pueden volver a saltar a la palestra, deformados y amplificados.

La crisis nos ha dejado un buen puñado de estos problemas. La política de recortes y contrarreformas de todo tipo, hace que, ahora que el propio Presidente del Gobierno señala la senda de la recuperación, quien más y quien menos nos sentimos llamados a participar en la tierra de leche y miel que se nos anuncia cada día.

Mujeres, jóvenes, mayores, personas desempleadas, no nos resignamos a la parcialidad inconsciente, ni a la insoportable levedad que quieren que nos habite. Queremos libertad, derechos, un empleo digno, una vida decente. No pedimos mucho. Pero no estamos dispuestos a nada menos que eso. Prepárense que allá vamos.

Francisco,

Permite que te tutee, como lo haría con aquel que un día te llamó para seguir su camino. Como me ocurre ya con demasiada frecuencia, no había pensado hacerte destinatario de esta carta. De nuevo, algo se cruzó en el camino, e hizo que cambiara los planes iniciales.

Estos días, las noticias daban cuenta de que hace cinco años fuiste elegido Papa. De forma casual, me encuentro un escrito que dirigiste a un grupo de sindicalistas reunidos en el Vaticano. Soy de los que aprendió de tu compatriota, Indio Juan, que no hay nada casual. Me parecieron signos de los tiempos que justificaban escribir esta carta. Además, la Semana Santa es momento propicio para reflexionar, sacar conclusiones y  enmendar errores.

Estos cinco años han sido muy duros para la inmensa mayoría de los habitantes de este planeta. Soy sindicalista y me he sentido interpelado por algunas de las peticiones, tal vez debería decir súplicas, que planteas en tu escrito.

Dices que los sindicalistas tenemos que ser expertos en solidaridad, que esa es nuestra vocación, para pedirnos, a continuación, que nos cuidemos de tres tentaciones. La primera, la del individualismo colectivista, es decir, de proteger sólo los intereses de sus representados, ignorando al resto de los pobres, marginados y excluidos del sistema.

Completamente de acuerdo, Francisco, un sindicato no es otra cosa que la clase trabajadora, cuando se organiza. Pero defender a los trabajadores, pegados al terreno, no puede terminar convirtiéndonos en los gestores del “cómo va lo mío”, olvidando a los pobres, marginados, excluidos. Permitiendo que haya quienes se nos quedan al borde del camino, cada vez más lejos.

Aquellos a los que el uruguayo Galeano llamaba los Nadies; a los que aquel francés de la Martinica, Frantz Fanon, denominó los condenados de la tierra y para los que Pablo Freire construyó su pedagogía de los oprimidos. Los pobres de obispos como Casaldáliga, o Hélder Cámara.

Lorenzo Milani, al que rendiste homenaje y oración ante su tumba en la aldeita de montaña llamada Barbiana, donde construyó su escuela parroquial para aquellos campesinos pobres y al que despejas el camino hacia la beatificación, los llamaba los últimos. Siguiendo las ideas de aquel Lorenzo, fui maestro, sin titulación alguna, para las chavalas y los chavales de mi barrio, expertos en fracaso educativo y abandono escolar.

El dictador Francisco Franco aún vivía y aquello que hacíamos parecía una tarea subversiva. La Carta a una Maestra, escrita colectivamente por Lorenzo Milani con sus alumnos de Barbiana y su Carta a los jueces (cuando le procesaron por defender a los objetores de conciencia), creo que han terminado insuflando en mí la idea de escribir cartas como ésta, siempre respetuosas en el fondo, irreverentes a veces en las formas

De él aprendí que cuando una persona elige el magisterio, el sacerdocio, el sindicalismo, la política, cuidar la salud de la gente, está eligiendo algunas de las profesiones más digas. Que el corporativismo es enemigo de cada una de estas profesiones. Que defender, educar, representar, curar, cuidar las almas, no consiste en instalarse como clase dirigente y nuevamente privilegiada. Me parece magnífica y oportuna tu reflexión. Sindicato viene del griego diken (hacer justicia) y syn (juntos). Sindicalismo es justicia y solidaridad.

Tu segundo mensaje es no menos sugerente. Mi segundo pedido es que se cuiden del cáncer social de la corrupción. Haces referencia a esos sindicalistas que entran en connivencia con los empresarios y los políticos, abandonando a su suerte a las personas, sus empleos y sus condiciones de trabajo.

Un comportamiento no muy distinto de aquel que Naguib Mahfuz nos describe en su Epopeya de los Miserables, cuando habla de los líderes de sus barrios populares, siempre tentados y a menudo seducidos por el dinero y el poder. Tú lo habrás visto en algunos príncipes de tu iglesia, yo también en algunos príncipes de la clase obrera. Por eso me parece tan importante ese grito que terminas lanzando, El mundo y la creación entera aguardan con esperanza a ser liberados de la corrupción. Sean factores de solidaridad y esperanza para todos. ¡No se dejen corromper!

La tercera petición a los sindicalistas es que no se olviden de su papel de educar conciencias en la solidaridad, el respeto y el cuidado. La crisis del trabajo, la crisis del medio ambiente necesitan políticas públicas e instituciones que cultiven virtudes sociales como la solidaridad global, que se me hace otra manera de describir el internacionalismo proletario, la solidaridad internacional.

Esa solidaridad global que debe permitirnos escapar del individualismo feroz, del consumismo insaciable, de los mitos del progreso material indefinido y de la realidad de un mercado sin reglas justas. Por eso terminas realizando un llamamiento  a poner en marcha acciones concretas, con mirada de trabajadores, que abran los caminos que conduzcan a un desarrollo humano integral, sostenible y solidario.

Suscribo punto por punto cada una de tus peticiones. Tal vez, me da por pensar, la causa de esta coincidencia se encuentra en que, salvadas las distancias geográficas y temporales, tú y yo hemos compartido momentos de dictaduras, transiciones, ilusiones, esperanzas, decepciones, desesperación, amargura, derrotas y unos pocos triunfos que, tan acostumbrados como estábamos a perder, se nos hacían increíbles y hasta desconcertantes. Algún día, en privado, espero poder decirte literalmente cómo lo expresa por aquí, nuestra gente.

Tus palabras a los sindicalistas me hacen concebir alguna esperanza de que aún es posible construir una Confederación de las Almas (o de las islas y los valles), parecida a la que el Doctor Cardoso planteaba a Pereira, en el hermoso libro de Antonio Tabucchi. Algo que mi hijo preferiría formular al estilo Star Wars, Soy uno con la fuerza, la fuerza está conmigo.

La esperanza de que las gentes sencillas seamos capaces de imponernos a la barbarie, la violencia y la opresión; vencer el individualismo, el egoísmo exacerbado, al fundamentalismo como ideario vital y la corrupción como sistema. Abrir las amplias alamedas a la solidaridad global, al respeto a las personas, a la dignidad de cada vida en el planeta.

Nadie está libre de caer en las tentaciones sobre las que alertas a los sindicalistas. Esas tentaciones son, con frecuencia, norma de comportamiento y ley de vida para muchos detentadores del poder y del dinero y forman parte de la cultura que intentan imponer en el mundo. Pero es cierto que, desde un compromiso religioso, o sindical, caer en esas tentaciones supone renunciar a cuanto ha dado sentido a nuestras vidas y ha dado valor a nuestros sacrificios.

Francisco, nacido porteño con el nombre de Jorge Mario Bergoglio, he conocido a muchos compatriotas tuyos. Buena gente que vivía su exilio junto a mí. Grandes profesionales, cada uno en lo suyo. La guitarra, o el periodismo; la fotografía, o la escena; la fisioterapia, o la edición. Muchos se quedaron, otros volvieron cuando la dictadura terminó y las circunstancias lo permitieron. Pasados los años, aunque ya no nos veamos, esas mujeres y esos hombres, forman parte de mí, de mi forma de ser y de entenderme. Todas y todos tenían un encanto especial. Esa magia que también tú tienes y que debe ayudarnos a ser, a comprender, a entendernos.

Con afecto,

Francisco Javier López Martín

Agotado como estaba por los interminables casos de corrupción protagonizados por sus hombres de confianza, que no cesaban de verse arrastrados ante los tribunales. Señalado por la ciudadanía como el  responsable de las desmedidas calamidades, incluida la revuelta en los Condados Mediterráneos y de las hambrunas en la imperial piel de toro. Acompañado por una generalizada fama de inoperante, apático, e indolente. Encerrado en aquel remedo de laberinto cretense, al que llamaban la Moncloa. No se dio cuenta, nuestro Minotauro, de la que se le venía encima.

Confiando en su porte señorial y distinguido. Satisfecho y seguro con la buena forma que demostraban sus andares deportivos de buena mañana, el Señor del Laberinto se dedicó a cantar que los días del hambre habían pasado y que los vientos marinos comenzaban a traer aires de primavera.

Los cretenses mesetarios, los pueblos del mar y los de allende los mares, parece que iban comprendiendo que eso de meter la mano en el tesoro público era una costumbre ancestral de estas tierras, que nunca ha impedido que el oro vuelva a llegar desde los Nuevos Mundos, o que, tras las pertinaces sequías, nos invadan periodos de bonanza. Tan abundante, la bonanza, que suele terminar convertida en exceso de lluvia, diluvio, inundación.

En esto andaba, cuando fueron las mujeres de la sometida Atenas (diferentes en todo a las mujeres cretenses) y se lanzaron a las calles, exigiendo dejar de formar parte, junto a los jóvenes, de ese tributo anual que, por costumbre instaurada por el triunfante Minos, se depositaba a las puertas del Laberinto, para goce, disfrute y manutención del monstruo, mitad hombre, mitad toro.

En estas estaba el buen Minotauro, cuando también las abuelas y los abuelos se lanzaron por las calles exigiendo el cese de todo tipo de ofrendas de sangre humana. Eran ellos los que cubrían las bajas ocasionadas por los sacrificios, atendían a las familias, protegían a los menores y malvivían hasta el momento en que, cercados por la muerte, incapaces de soportar el abandono y la desidia de sus opulentos gobernantes, se arrojaban al mar desde el más alto de los acantilados.

Sabían, los verdaderos dueños del Laberinto (que no eran, por supuesto, ni el rey Minos, ni su esposa Pasífae, la que engendró al Minotauro tras su escarceo con el Toro de Creta), que el tiempo se acababa y preparaban en secreto el relevo del Minotauro, por un personaje de arcilla, de apariencia más amable, juvenil y humana, al que habían conseguido insuflar vida.

Sólo faltaba que el descontento cundiera entre otros sectores de la ciudadanía. Más valía, incluso, que enviaran a los voceros a anunciar de dónde vendría el asalto final al Laberinto. Que los foros, las ágoras, los mercados, comenzaran a hablar de estas cuestiones. Era importante determinar por dónde debería comenzar la conquista del Laberinto. No para evitarlo, sino para pilotarlo, como barco en la tempestad y conseguir que todo cambie, para que todo siga igual.

No ha de venir el ataque del lado de la costa. Los farallones se alzan imponentes frente al mar y cierran el paso a los que vienen de fuera, surcando el Mediterráneo en precarias chalupas, buscando pan, o huyendo de las frecuentes guerras que asolan lejanas tierras.

Tampoco parece concebible, que quienes malviven en los extrarradios del puerto de Heraklion, esperando que algún comerciante contrate sus prescindibles servicios, estén en condiciones de otra cosa que intentar sobrevivir a las sequías, las inundaciones, a la falta de trabajo y al omnipresente miedo, alimentado constantemente por los heraldos plenipotenciarios del Palacio, a que el Minotauro desborde los muros del Laberinto y siembre el terror en cada calle y casa a casa.

Bien pensado, tal vez podrían alentar una reedición de aquellas lejanas revueltas protagonizadas por los jóvenes en las calles de Cnosos, la capital, cuando cansados de mendigar un empleo, una ayuda, un puesto entre quienes eran considerados ciudadanos, hartos de tener que partir de su tierra en busca de la Atlántida, se arremolinaron en el ágora y permanecieron allí acampados, hasta que los rigores del verano hicieron aconsejable que se retiraran a lugares más frescos.

Si ahora volvieran a las andadas, tal vez los días del Minotauro estarían contados. Por eso, los dueños del Laberinto estudian concienzudamente los enigmas de las esfinges, las profecías de las sibilas, las adivinaciones contenidas en los misteriosos oráculos, porque hay que anticiparse a las convulsiones que se avecinan.

Si saben encarrilar y conducir las revueltas en ciernes podrán construir un hermoso relato, con tintes épicos, según el cual un príncipe heredero, venido del Condado Mediterráneo, con la ayuda impagable de la mismísima hermana del Minotauro, traspasa las puertas del Laberinto, vence al monstruo y abre el camino de una nueva Transición que habrá de durar, cuando menos, un par de generaciones.

Como acabaremos descubriendo pasados los siglos, el Príncipe de Lampedusa, escritor de epopeyas, pondrá en boca de su héroe, el también Príncipe de Salina (aquel en cuyo escudo de armas lucía un Gatopardo), aquella lapidaria frase, Mientras hay muerte, hay esperanza.

Han pasado tan sólo unos días desde la celebración de la Huelga Feminista del 8 de Marzo y ya todos los partidos se apuntan los resultados de la misma. Y es que la movilización ha sido un éxito incuestionable, por más que haya quien durante el día de la huelga, fuera diciendo que había tenido un escaso seguimiento laboral, tal vez en un intento de exprimir, hasta el límite, el argumentario antihuelga que el PP lanzó desde su Oficina de Información.

El argumentario no tiene desperdicio. De entrada, acusa a las organizaciones convocante de apostar por el enfrentamiento de mujeres y hombres. De promover una huelga insolidaria, irresponsable y elitista, que pretende, nada menos, que romper nuestro modelo de sociedad occidental.

Y todo ello, para terminar reconociendo los altos niveles de paro de las mujeres, su infrarrepresentación en cargos de dirección, sus dificultades para promocionar en sus trabajos, la brecha salarial con respecto a los hombres, la brecha en las pensiones de miseria que perciben mayoritariamente y la lacra permanente de la violencia de género.

Un argumentario frente a la Huelga Feminista que ha conducido a declaraciones y posicionamientos que rozan el absurdo. La Ministra Tejerina, con su “huelga a la japonesa”, que no existe ni en Japón. Apoyada de inmediato por la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, que también se inspiró en el Imperio del Sol Naciente, aunque luego negara haber dicho lo que había dicho. Un Presidente que no quería meterse en eso de la “brecha salarial”, pero luego desautorizó las influencias niponas en su partido.

En éstas andábamos cuando llegó la ministra responsable de los asuntos de igualdad, Dolors Montserrat, que sabe mucho de nacionalismo catalán, pero que considera que esto del feminismo es una etiqueta que se ponen algunas mujeres y a ella no le gustan las etiquetas. Para colmo, apareció Maroto, uno de los Vices del PP, poniendo de vuelta y media la “manifestación de Podemos”. Cuando vio la que se venía encima, cambió radicalmente, hasta admitir respetar la posición que cada ciudadano pueda tener.

El partido de Rivera se dio cuenta también, o fue alertado, de que iba por mal camino, cuando Inés Arrimadas denunciaba maniobras ideológicas anticapitalistas en el feminismo, al tiempo que la responsable parlamentaria de Igualdad de Ciudadanos identificaba a las feministas convocantes  de la movilización con el comunismo, al grito de “Yo soy feminista, pero no comunista”.

A la vista de lo que se avecinaba, el jefe Albert decidió hacer un quiebro y reclamar un “movimiento transversal feminista” para intentar mitigar el golpe, lo cual no impidió que se llevasen algún que otro rapapolvo, al paso de su cortejo, durante la manifestación madrileña.

No era ésta una huelga al uso. Era huelga de no consumir, de no atender los cuidados familiares, de no estudiar y de no trabajar. Las organizaciones convocantes, sociales y sindicales, eran conscientes de que no era fácil, con un tejido empresarial mayoritariamente compuesto por microempresas y pequeñas empresas y con el grado de precariedad laboral y temporalidad agudizado durante los años de la crisis, alcanzar un alto nivel de paro laboral.

El éxito de la huelga se ventilaba en los centros de trabajo, en los centros de estudio, pero también en el despliegue masivo por las calles y las plazas, en las impresionantes manifestaciones que recorrieron las ciudades españolas y en el alto nivel de debate y conciencia social que se ha desplegado, en torno al problema de la igualdad.

Por eso, ahora, cuando ni los que se opusieron a la Huelga Feminista son capaces de negar el éxito de la misma y, aún menos, las causas que han llevado a millones de mujeres y hombres a participar en las miles de movilizaciones convocadas el 8 de Marzo, es el momento de que nadie se entregue  a la tarea de echar arena sobre el problema.

Si el problema existe y la sociedad ha demostrado que es consciente del mismo y que exige soluciones y cambios reales, lo que toca es presentar soluciones políticas que incidan en lo laboral y en todos los aspectos que forman parte de nuestra convivencia social. Habrá que hablar de contrataciones, de educación, servicios públicos, servicios sociales, dependencia, pensiones, violencia de género y muchas cosas más.

Por favor, no nos distraigan con viejos trucos, ni con novedosas argucias, demoras, desidias. Si la igualdad es el problema no resuelto, vamos a negociar ya cómo la alcanzamos.

Hace tiempo que el sector privado, especialmente la banca y grandes aseguradoras, viene calentando motores para convertir en negocio las sustanciosas cantidades de dinero empleadas en el pago de las pensiones públicas. Hablamos de 140.000 millones de euros cada año, que harían las delicias de unas entidades que tienen mucho que ganar y nada que perder en esta ofensiva.

La salida de la recesión económica (lo de la salida de la crisis es mucho más discutible), ha hecho que los grandes de España hayan decidido mandar por delante, ya hace meses, a sus cohortes de avezados exploradores, soldados de fortuna mediáticos, economistas de cabecera a los que se pagan estudios de encargo, a sus predicadores mediáticos, a vender las bondades de los sistemas privados de pensiones, frente a un sistema público que estaría irremisiblemente al borde de la quiebra inmediata. Quienes fueron incapaces de prevenir y luego gobernar la crisis, quieren ahora salir inmensamente ricos de la misma.

Curiosamente, esta cantinela es la misma que ya se entonaba, no menos ardientemente, en las inmediaciones de la firma del Pacto de Toledo, a mediados de los 90 del siglo pasado, que daba carta de naturaleza a los sistemas complementarios y privados de pensiones, pero que incorporaba otra muchas medidas que han asegurado la viabilidad de las pensiones hasta nuestros días.

Es verdad que la crisis ha destruido mucho empleo, ha debilitado los salarios y que la reforma laboral ha permitido que el empleo se precarice. En consecuencia los ingresos de la Seguridad Social se han resentido. Pero eso no debería hacer que unos cuantos espabilados aprovechen la ocasión para llevar adelante sus cada vez menos inconfesables deseos: privatizar la gestión del sistema de pensiones.

Además, los famosos fondos de pensiones privados, han sido a lo largo de estas últimas décadas, un gran fiasco, sobre todo para quienes han metido ahí sus ahorros. Ya nos podemos dar con un canto en los dientes si no hemos perdido una parte de lo ahorrado. Su rentabilidad ha sido mínima, con lo cual, lo más fácil es que hayamos perdido buena parte del poder adquisitivo de lo allí invertido. La media de los mayores fondos españoles rondan el 1´8 por ciento de media.

Las altas comisiones cobradas y el desinterés en la gestión de la rentabilidad de esos fondos, son denunciados por muchos economistas como las causas de este estrepitoso fracaso. Sin embargo, ese es el modelo que se pretende impulsar desde el gobierno, la banca y las aseguradoras.

Un ejemplo lo tenemos en las medidas adoptadas por el gobierno en su Consejo de Ministros, con su Real Decreto que pretende hacer más atractivos, e impulsar los Planes de Pensiones privados. El segundo, esas declaraciones en las que el propio Mariano Rajoy da consejos a los españoles (se entiende que, sobre todo, a los parados, a los precarizados y a los empobrecidos salarialmente), que ahorren para complementar sus pensiones y la Educación. Esta referencia a la Educación da que pensar sobre el futuro que se pergeña en la cabeza del Presidente.

Sin solución de continuidad, nos topamos con que Pilar González de Frutos, la Presidenta UNESPA, la patronal que aglutina a las entidades aseguradoras del país, junto a un tal Angel Martínez-Aldama, Presidente de INVERCO, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones, acuden a la Comisión de Seguimiento del Pacto de Toledo, esa que preside en el Parlamento la archifamosa Celia Villalobos y se lían la manta a la cabeza con medidas del corte de que los pensionistas deberían vender su casa y con ese dinero las aseguradoras que ella representa, te dan una renta vitalicia.

Es curioso que Pilar González de Frutos haya pasado de trabajar durante más de 9 años en la entidad pública empresarial denominada Consorcio de Compensación de Seguros, dependiente del Ministerio de Economía, a ocuparse de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones con los gobiernos de Aznar, para pasar inmediatamente a presidir la ya mencionada agrupación de las aseguradoras españolas UNESPA, cargo en el que ya lleva más de 14 años. En 2015 fue nombrada Presidenta de la Federación Interamericana de Empresas de Seguros y en 2016 fue designada Presidenta del Consejo Social de la Universidad Complutense, por el gobierno madrileño del PP.

Si una mentira se repite lo suficiente, acaba por convertirse en verdad, decía el ya mencionado jefe de propaganda alemán. Someter las pensiones a las “leyes del mercado”, convertir las pensiones en oportunidad de negocio, parece el interés prioritario de ese conglomerado político-empresarial de puertas giratorias que nos gobierna.

Pues bien, de eso se trata hoy en España. De comprobar si los intereses creados de esos grupos de poder terminarán por imponerse, a base de mentiras y medias verdades, convirtiendo las pensiones en el negocio del siglo. Si lo permitiremos, o seremos capaces de asegurar la dignidad de la vida de quienes son hoy mayores y de quienes lo sean mañana.

13 Mar, 2018

Heraldos del 11-M

Aquel 11 de Marzo salí temprano de casa. Había una asamblea de CCOO en Alcalá de Henares y tenía que intervenir en la misma. Afrontábamos un Congreso muy complicado y el debate estaba siendo muy intenso. Iba dándole vueltas a la cabeza y pensando en la intervención que tenía que realizar. Llevaba la radio puesta y de pronto la voz de un locutor hizo que tuviera que dar la vuelta y regresar a Madrid.

Algunos trenes que venían hacia Atocha cargados de mujeres y hombres, trabajadoras, trabajadores, estudiantes, habían sido detonados desde dentro en un suicidio programado. No teníamos memoria de tal brutalidad. Tal vez los más mayores podrían haber recordado los bombardeos de la Guerra Civil. Madrid se llenó de Heraldos Negros, aquellos de los que hablaba César Vallejo, dejando a su paso esa resaca de todo lo sufrido que se empoza en el alma,

Heridos repartidos por todos los hospitales. IFEMA se convirtió en un tanatorio inmenso. Familias que buscaban por todo Madrid a sus personas desaparecidas. La ciudad se había convertido en uno de esos escenarios de guerra que sólo habíamos visto en las pantallas de la televisión. Esos escenarios contra los que Madrid se había movilizado intensamente  durante meses.

Desde entonces han ocurrido muchas cosas en España. Cambios de gobierno, teorías de la conspiración prefabricadas en despachos de poderosos clanes, una crisis económica brutal, aprovechada para reorganizar el poder económico a costa de los recortes y el deterioro de las condiciones de vida y trabajo de la mayoría de la población.

Hasta la política ha vivido una reestructuración profunda, en la que los disfraces y las máscaras cambian para que la esencia patria siga igual. Porque quien crea que las políticas de reparto se deciden en el parlamento, se equivoca. Ni tan siquiera se deciden en La Moncloa, sino en los mismos despachos de los opulentos clanes que diseñaron al argumentario de la teoría de la conspiración.

Sin embargo, cada año, las sombras de los Heraldos Negros se ciernen sobre Madrid, para recordarnos lo vulnerables que somos y lo frágil que es cada una de nuestras vidas, así tomadas de una en una. Y eso, pese al esfuerzo colosal que este país despliega con implacable obstinación para olvidar cuanto de malo nos ha ocurrido.

Olvidar la Guerra Civil, olvidar las cunetas, los desaparecidos, las cárceles, los muertos durante la represión franquista. Olvidar la Transición, la incómoda memoria de los Abogados de Atocha, olvidar el 23-F. Y el No a la Guerra, el Nunca Mais a un desastre como el del Prestige. Olvidar los excesos del endeudamiento público y privado que hicieron que pagáramos la crisis con una brutalidad inusitada.

Olvidar, para volver a la fiesta, para reanudar las andanzas a la primera oportunidad. Volver a ese akelarre patriótico al que llamamos emprendimiento y que consiste en resucitar burbujas inmobiliarias, negocios sucios, puertas giratorias, nepotismo, clientelismo, negocios cautivos. Han descubierto que lo inmobiliario no puede ser monocultivo y se aprestan a cultivar en paralelo nuevos negocios en los que han venido ensayando fórmulas diversas, pero siempre metiendo mano en los recursos públicos, en las pensiones, en la sanidad, en la educación, en los servicios sociales.

Olvidar. Olvidar el 11-M. Las miles de personas heridas. Las casi 200 personas fallecidas. El mayor número de muertos que Europa haya sufrido en un atentado terrorista. Olvidar que esos terroristas no vienen de Siria, ni de Afganistán, ni de Irak (allí se producen la inmensa mayoría de las muertes causadas por el terrorismo yihadista), sino de nuestros propios barrios.

El 11-M vuelve a convertirse en un momento para el dolor, para el recuerdo y la memoria, pero también para la reflexión sobre el mundo y la sociedad en que vivimos, con todo lo bueno y lo malo que nos habita y nos rodea. Con todo aquello que toleramos sin que debiéramos transigir y con cuanto deberíamos esforzarnos en empujar para que fuera, sin que hagamos cuanto está en nuestra mano para hacerlo posible. Un momento para recomponer el compromiso social que permite nuestra convivencia.

La locura se desencadena a veces sin motivos claros y sin previo aviso. La condición humana sigue teniendo zonas oscuras, desconocidas, imprevisibles. Pero eso no puede convertirse nunca en justificación, sino en acicate, para remover la desigualdad y la injusticia, para intentar prevenir las causas que un día confluyeron y desataron un desgarro incurable en unos trenes que venían hacia Atocha.

Se levantó Manuel un poquito más tarde. Era día de huelga, pero no día de libranza. Además, su hijo se despertó antes, imbuido de emociones adolescentes por participar por primera vez en una huelga estudiantil que, siendo huelga feminista, no tenía que ser  ni un poquito menos huelga.

Eso ya lo tenían hablado. Su mujer, su hijo, él mismo lo tenían muy claro. Esta huelga era tan huelga como cada huelga. Y tan general como las más de diez huelgas generales que la habían precedido. Pero, a la vez, era mucho más que una huelga laboral. Porque no se trataba sólo de no ir a trabajar. Se trataba de no consumir. Se trataba de no estudiar. Y se trataba de que las mujeres no hicieran, este 8 de Marzo, todas esas tareas de cuidados que habitualmente se ven  obligadas a asumir sin concurso de varón.

Manuel tiene un empleo con contrato fijo y seguro. Tiene cierta flexibilidad y puede hacer  huelga sin grandes costes, más allá de la parte del salario que pierde. Su mujer, sin embargo, tiene un contrato temporal y sólo de unas cuantas horas al día. Un empleo que pone en riesgo participando en la huelga. No mañana mismo, sino cuando toque la renovación del contrato.

Por eso Manuel y su hijo decidieron ir a la huelga. Uno a la laboral y otro a la estudiantil. Hicieron las camas, recogieron la casa, prepararon algo de comida y se fueron a dar un paseo para otear el ambiente. No hicieron compra. Fueron a ver a la abuela. Volvieron a casa, comieron, reposaron la comida y asistieron a la festiva e intensamente reivindicativa manifestación de mujeres y de muchos hombres.

Es cierto que algunas mujeres decían que había que trabajar, en esta huelga, a la japonesa y otras que decían que los hombres no pintan nada en esta huelga. Que se trataba de  demostrar que sin mujeres las cosas no funcionan. La mayoría de chicas del instituto hicieron la huelga y algunos chicos también, aunque en esto había división de opiniones y alguna compañera argumentaba que las mujeres habían sufrido mucho y ahora tenían que sufrir los chicos yendo a clase el día de la huelga.

Hicieron la huelga porque muchas mujeres lo tienen mucho más difícil que ellos y no pudieron hacer la huelga. Y por las mujeres que no tienen trabajo. La hicieron, también, por las mujeres mayores, como la abuela y como esa Paquita que sale por la tele, que ven las pensiones amenazadas. Pensiones miserables, con subidas anuales mezquinas.

Y esto de la igualdad va de justicia y solidaridad. Así se lo enseñaron su madre y su padre. Y los padres y las madres de su madre y su padre. La huelga es un derecho de todas y de todos. Y, si la causa es justa (y esta lo era) necesita el apoyo y la solidaridad de todas y todos, sin excepciones. Porque todas y todos tendremos que vivir en el mundo resultante.

Solidaridad y justicia con las mujeres víctimas de maltratos. Y con las que tienen empleos basura, temporales, precarios, a tiempo parcial y mal pagados. Y con las que se tiran años en el paro. Y con las que estudian más que muchos chicos y terminan siendo dirigidas y orientadas hacia profesiones “feminizadas”, mientras que las profesiones técnicas y los puestos de dirección son ocupados invariablemente y con carácter general por hombres.

Manuel, su hijo y su mujer hicieron huelga en todas sus modalidades. Hoy asisten a la ceremonia de la confusión. Muchos hombres poderosos y algunas mujeres con poder dicen que la huelga ha sido un fracaso. Que tampoco se notó tanto en las empresas y en los comercios. Por contra, muchas mujeres y algunos hombres creen que la huelga ha salido muy bien. Y que, en todo caso, las manifestaciones han sido de las más impresionantes que han recorrido las ciudades españolas.  Que nadie puede ya sostener que la discriminación no existe. Que hasta la derecha y la mayor parte de la Iglesia, salvo algunos obispos de convicciones ancladas en posiciones anteriores al Concilio Vaticano II, han reconocido que la causa es justa. Que ni los empresarios, aunque mañana no renueven el contrato temporal de muchas mujeres, tampoco se han atrevido a combatir demasiado los argumentos de la huelga. Que las manifestaciones fueron masivas y que las mujeres que pudieron hacer la huelga laboral, sin graves amenazas de perder su empleo,  la hicieron.

No saben qué resultará de todo esto, pero tienen claro que la igualdad no tiene vuelta atrás. Que no se podrá construir un mundo futuro, en libertad, sin que mujeres y hombres se relacionen de igual a igual. Y que esa es una lucha para toda la vida, que comienza aquí, en casa, y continúa en el instituto y que hay que llevarla a los centros de trabajo y a toda la sociedad. Que las leyes son importantes, pero que son papel mojado si no son el reflejo y el resultado de una tendencia imparable que recoge el sentir abrumador de una sociedad.

Uno de los mejores efectos que ya está reportando la Huelga General Feminista, es la cantidad de programas y debates que se están produciendo sobre la situación de las mujeres en nuestra sociedad. Pocas veces, yo creo que nunca, se ha escuchado hablar y debatir durante tanto tiempo y con tanta intensidad, sobre acoso sexual y violencia de género; brechas salariales, temporalidad, precariedad y baja calidad del empleo; tareas domésticas y cuidado de las personas en el entorno familiar; necesidad de una educación que apueste por la igualdad.

Es verdad que el debate se enturbia un poco cuando hay quienes intentan desviarlo hacia temas coyunturales, como la necesidad o no de una huelga; si es una huelga de mujeres, o de mujeres y hombres; si es una huelga laboral de dos horas por turno, o de jornada completa; si hay que hacer una huelga convencional, o a la japonesa. Cosas que no deberían ocultar, en ningún caso, la realidad de una sociedad desigual, en la que las mujeres se han llevado y se siguen llevando la peor parte.

Las propias organizaciones convocantes, feministas y sindicales, de la huelga han dejado claro que de lo que se trata es de escenificar un impresionante ¡Basta! No podemos seguir así. La huelga laboral, de cuidados, educativa y de consumo; las masivas manifestaciones que recorrerán las calles, son tan sólo instrumentos al servicio de esta voluntad  de cambiar una situación insostenible.

Sigo los debates atentamente y, en casi todos ellos, terminan llegando a un lugar común, el de la educación como forma de corregir y prevenir estos males. Siempre hay algún tertuliano, o tertuliana, que viene a decir que en las aulas, las profesoras y los profesores tienen que explicar a los chicos y chicas, que tienen que crecer sabiendo que hay que compartir las tareas de casa.

Me parece bien, pero, la verdad es que siempre he visto que quienes han enseñado en los colegios e institutos a mis hijas y a mi hijo, han trasladado esos mensajes en las aulas y han provocado debates educativos en sus clases, tras los que, al menos formalmente, las conclusiones igualitarias y no discriminatorias han quedado muy claras. Incluso, de acuerdo con las Asociaciones de Madres y Padres, han promovido charlas, reuniones, talleres, seminarios, en los que se han abordado estos temas.

Por lo tanto, sin obviar la importancia de esta labor en los centros educativos, creo que la clave principal está en otros sitios. Para empezar, creo que madres y padres somos los principales responsables de la educación de nuestras hijas e hijos. Obsérvese que no digo de su aprendizaje, porque llegarán a saber mucho más de lo que nosotras y nosotros podamos enseñarles, No, digo de su educación, de la conformación de sus principios, su ética personal. Y todo  ello enseñando con el ejemplo.

Si no vivimos igualdad en la familia, difícilmente el colegio podrá inculcarla. Ya deberíamos de tener claro que lo que la Naturaleza no da, Salamanca no lo presta. La familia es la primera y mejor escuela para la vida. Vale que trabajamos mucho, tenemos poco tiempo, demasiadas preocupaciones y venimos de una sociedad que era como era en estas cosas de la igualdad. Pero eso son sólo disculpas de malos pagadores.

Pero luego, junto a la familia y tras ella, entran en juego los modelos sociales, los roles que nuestras hijas e hijos aprenden a través de los medios de comunicación, o los videojuegos, las películas que ven. Los grupos de amigos en la adolescencia y la juventud reproducirán todo esto y, al final, llegará un puesto de trabajo temporal, precario, mal pagado, por el que hay que competir y en el que hay que competir, en lugar de cooperar, colaborar y trabajar en equipo.

No es en la escuela, ni en las aulas, donde estamos reproduciendo un modelo patriarcal y casposamente machirulo. Creo que deberíamos hacérnoslo mirar, o mirarlo nosotros y nosotras mismas, sacar nuestras conclusiones y obrar en consecuencia, en todos los ámbitos, si queremos que  desde ahora mismo las cosas comiencen a cambiar y podamos construir un país de mujeres y hombres libres, iguales y más felices.

Llamo una mañana a mi amiga Yolanda para preguntar acerca de una actividad que anda preparando y me cuenta que me está contestando la llamada desde su pueblo,  Riaguas de San Bartolomé, en la provincia de Segovia. La pillo, al parecer, preparada para embarcarse en la fiesta de las Aguederas. Y me espeta no sé qué de un precedente de la Huelga Feminista del 8 de Marzo. Me suena a surrealista. Como si me estuvieran hablando de otro mundo, o desde otro planeta.

Me olvido de los cursos y del motivo de la llamada y le pregunto qué es eso de las aguederas. Al parecer todo este asunto viene de lejos. Me dice que las aguederas de su pueblo le han contado que son herederas de aquellas mujeres segovianas que un día tomaron el mando y defendieron la ciudad frente a los franceses.

En esto hay versiones, según he podido comprobar después, que se remontan a la conquista del Alcázar de Segovia a los musulmanes, gracias a una estratagema urdida por las mujeres segovianas, que entraron engalanadas y bailando una ronda en la fortificación y distrajeron a los soldados de guardia, facilitando así la entrada de las tropas cristianas.

Desde entonces, cada 5 de febrero se acogen a la protección de Santa Águeda, abandonan sus casas, toman el poder en el pueblo, establecen puestos de control en los caminos de acceso para cobrar un impuesto de portazgo, eligen alcaldesa y le entregan su bastón de mando.

El motivo de elegir a Santa Águeda como patrona, se encuentra en la santa italiana, originaria de Catania, en la isla de Sicilia, que había consagrado su virginidad a Dios, víctima del acoso sexual del procónsul Quintianus (Quinciano, o Quintiliano en otros sitios). Y del acoso, como si hoy mismo fuera, pasó a la violencia de género. La encerró en un prostíbulo. De ahí a la tortura y a cortarle los senos. No contento con ello, ante la indomable determinación de Águeda, la arrojó sobre carbones ardientes, tras lo cual la arrastró por toda la ciudad. Cuentan las crónicas que tanto había sufrido que gritó de alegría en el momento de morir.

En Zamarramala, ese día, eligen a la Matahombres de Oro, una distinción que se concede a aquellas mujeres que destacan por la defensa de lo que, en estos tiempos, llamamos la causa feminista. Entre las que han recogido el premio se encuentran mujeres tan diversas como  Amparo Baró, Rosa María Calaf, Eva Hache, Amparo Valcarce, Cristina Almeida. El premio en cuestión consiste en un alfiler que recuerda al que las mujeres escondían en el refajo para evitar que los hombres se propasasen en bailes y fiestas.

Leyendo algunas noticias que dan cuenta de las premiadas, reparo en que el año en que concedieron el premio a la deportista olímpica María Martín, la encargada de leer el pregón del día de Santa Águeda, fue una amiga de mis andanzas juveniles, allá por el Villaverde años 70,  Esther García, al parecer nacida en un pueblecito segoviano muy cercano a Riaguas y hoy directora de El Deseo, la conocida productora de los hermanos Almodóvar.

Este mundo es un pañuelo y va a ser verdad la Teoría de los Seis Grados de Separación, formulada por Frigyes Karinty hace ya casi noventa años, según la cual cada persona estaría relacionada con cualquier otra, por cinco conocidos, como mucho, que se podrían conectar con no más de seis enlaces, o pasos.

Bueno, he descubierto en las versiones de esta historia, fechas que no coinciden y acontecimientos que no cuadran. Pero lo cierto es que aquellas mujeres, se a como fuere, se habían ganado el derecho de Alcaldesado, para ellas y para sus hijas. El derecho a ser Alcaldesas y ostentar el poder en sus pueblos. Un derecho se ha consolidado en buena parte de Castilla y León y aún más allá.

Me dice Yolanda, que durante un tiempo fue alcaldesa de su pueblo, que su abuela se iba de casa el día de Santa Águeda, no trabajaba y dejaba al abuelo con sus nueve hijos. Comían, merendaban, bailaban. Una huelga general en toda regla. Me pide que, si un día cuento esta historia, hable de esa tierra de mujeres libres y poderosas.

Este año, cuando faltaba un mes para la Huelga General Feminista del 8 de Marzo, la premiada con el alfiler del Matahombres fue Ana Belén, que agradeció el premio afirmando que, Las mujeres han dicho basta(…) queremos vivir en igualdad. De eso se trata, efectivamente. De eso se ha tratado siempre. De vivir en igualdad.

El 8 de marzo un buen número de organizaciones de mujeres y sindicatos, han convocado una Huelga General Feminista. El año pasado, una convocatoria similar en todo el mundo tuvo un éxito desigual, pero las manifestaciones feministas que recorrieron numerosas ciudades del planeta y de nuestro país fueron muy numerosas. Vivas nos queremos.

La muerte de mujeres a manos de sus parejas; el acoso sexual y la violencia de género; los problemas de un empleo cada vez más precario, parcial y temporal; la sobrecarga derivada del cuidado de las personas en el ámbito familiar; salarios inferiores, pensiones más bajas, encasillamiento en determinadas profesiones, temporalidad y trabajo a tiempo parcial, son problemas que no han encontrado, ni tan siquiera, sustanciales mejoras, a lo largo del último año.

Por eso, este año, cuando ante el 8 de Marzo, las organizaciones feministas volvieron a la carga con una convocatoria de Huelga General, las organizaciones sindicales se prestaron a convocar la Huelga General, también en el ámbito laboral.

De esta forma, la huelga se realizará en ámbitos distintos. De una parte la huelga laboral. Pero también una huelga de tareas y cuidados en el entorno familiar. Una huelga de consumo. Una huelga estudiantil. Un día acompañado de concentraciones, manifestaciones, actos públicos y, con toda seguridad, las manifestaciones más masivas que hayan recorrido España un 8 de Marzo.

La Huelga General Feminista se va a desarrollar por primera vez, en nuestro país. Tal vez por ello se ocasionan algunas confusiones y debates que pueden distraernos de los objetivos de la convocatoria.

¿Es una huelga de mujeres, o de mujeres y hombres? ¿Deben los hombres acudir al trabajo, o deben quedarse en casa atendiendo las tareas y cuidados  familiares? ¿Deben los estudiantes de sexo masculino acudir a las aulas? ¿Hay que hacer una huelga laboral de 24 horas, o una de 2 horas por turno de trabajo?

Hay voces que  indican que hay que parar todo durante todo el día. Hombres y mujeres juntos. Otras voces prefieren instar a que sólo sean las mujeres las que paran durante todo el día para demostrar que así para todo. Hay quienes argumentan que, si los hombres no paran, ¿quién va a cuidar a las personas que lo necesitan en la familia?

Para terminar de enredar la madeja, oigo a ministras, diputadas y presidentas de Comunidad Autónoma, dispuestas a hacer huelga de 24 horas, pero a la “japonesa”, que parece significar que van a trabajar sin descanso, hasta la extenuación y el agotamiento. Vamos, lo que el resto de mujeres viene a hacer día tras día.

Miren ustedes, a todas las mujeres y a todos los hombres de este país, nos conviene que la Huelga salga bien. Ni mujeres ni hombres (salvo los negacionistas de todo tipo, que tiene cierto peso populista), se atreven a negar las justas causas que esgrimen las organizaciones convocantes. La discriminación y la desigualdad, las brechas de todo tipo entre mujeres y hombres en nuestro país.

Por eso, lo mejor es que vayamos a la jornada de huelga y movilizaciones del 8 de marzo con serenidad y libertad. Quien quiera y pueda hacer la huelga, que la haga. Que ni gobiernos, ni empresarios pongan trabas que impidan el libre ejercicio del derecho constitucional de huelga y manifestación. Que todas y todos entendamos y adquiramos un compromiso cierto de remover los obstáculos que impiden una sociedad de mujeres y hombres libres e iguales.

En definitiva que las mujeres y hombres de este país entendamos que ha llegado el momento de decir, ¡Basta! Hasta aquí hemos llegado. Queremos vivir en igualdad.

Isabel,

Había pensado escribir esta carta a Esperanza Aguirre, con la que he tenido que vérmelas durante bastantes años. Pero todo ha cambiado cuando he leído unas declaraciones tuyas sobre la Huelga General del 8 de Marzo, en las que afirmas que Si a mí me preguntan, diría que mi manera de celebrarlo, sería con una huelga a la japonesa, trabajando más horas y demostrando la capacidad que tenemos las mujeres de este país”.

Pasas por ministra discreta y no se me había ocurrido que pudieras llegar a ser destinataria de una misiva como ésta, pero las declaraciones en cuestión tienen lo suyo. No es que yo no haya pensado y hasta defendido, en algún momento, desde mi profesión de maestro, que la mejor manera de hacer una huelga en la enseñanza y, por extensión, en aquellos servicios que combaten la desigualdad sea, precisamente, reforzar el trabajo diario a favor de la igualdad.

En mi caso, me parecía especialmente útil una huelga de profesoras y profesores, ocupando los colegios y los institutos durante 24 horas, invitando a las familias a compartir esas horas con debates, sesiones formativas, actos culturales, lecturas de poemas, microteatro, danza; cursillos rápidos de fotografía, autoedición, microeconomía, o sobre modelos de Estado; conferencias sobre arte, nanotecnología, redes sociales, economía del conocimiento, o marketing de la guerrilla; talleres de igualdad de género, elaborando comidas, escribiendo colectivamente comunicados dirigidos a toda la sociedad circundante y a los medios de comunicación.

Creo que en educación, sanidad, servicios sociales, residencias para dependientes y servicios de atención a las personas más desfavorecidas (los Nadies, los últimos, los condenados de la tierra, los pobres, los excluidos, los marginados…), este tipo de huelga podía ser muy exitosa. La verdad sea dicha, nunca tuve demasiada audiencia planteando estas cosas.

Pero tus afirmaciones, ministra, tienen lo suyo. Porque hablas de la Huelga Feminista. Y en este caso, quienes van a hacer la huelga, se aprestan a combatir la desigualdad de las mujeres que viven todo los días a la japonesa. Mujeres paradas, a menudo con cargas familiares, sin derecho a prestación alguna por desempleo. Mujeres que trabajan y se levantan de madrugada, para cumplir una dura jornada, casi siempre a tiempo parcial, pero partida y a libre disposición del empresario, con prolongaciones de la jornada a la carta, sin cobro de horas extraordinarias.

Mujeres que saben cuándo salen de casa, pero no cuando regresan para engancharse a ese trabajo sumergido, ni agradecido, ni reconocido, ni pagado, de las tareas domésticas y atención a los hijos y a las personas mayores dependientes, que no cubre la gubernamentalmente devaluada y siempre postergada atención a la dependencia.

Mujeres condenadas a trabajar en puestos de trabajo temporales, mal pagados, precarios, sin carrera profesional posible, sometidas al acoso laboral, cuando no al sexual y a la violencia de género. Mujeres que cuando lleguen a la edad jubilación se encontrarán con que no han generado derecho a la misma y cobrarán una escuálida Pensión No Contributiva, o tendrán derecho a una pensión miserable, de esas que no llegan al Salario Mínimo Interprofesional.

Es cierto que mucho más dura que tú ha sido la también vallisoletana Concepción Dancausa, Delegada del Gobierno en Madrid, que se ha permitido farfullar que  Yo no la haré. La huelga es partidista, izquierdista y anticapitalista y yo no soy nada de eso. Ancestral, pero eficaz argumentario sobre los rojos (en este caso, rojas) con cuernos y rabo. Más prudente ha estado Cristina Cifuentes quien, sin negar los motivos de la huelga, se ha sumado a tu iniciativa de hacerla a la japonesa.

Eres mujer y, por ello, deberías saber mejor que yo que esas mujeres de las que hablamos son mayoría en nuestra sociedad y que, ante ellas, tus declaraciones suenan a lo más parecido a una boutade, una ocurrencia, una extravagancia pretendidamente ingeniosa, que buscaba impresionar y ha resultado  provocadora.

Quiero atribuirlo a tu desconocimiento de la vida cotidiana y de la realidad de este país. No lo achaco a falta de estudios. Tu currículum es excelente. Si internet no miente, estudiaste en un colegio de la Compañía de María, allá en tu Valladolid natal. Luego, en la Politécnica de Madrid, Ingeniera Agrónoma. Y Derecho en Valladolid. Un Erasmus en Montpellier. Másteres sobre Comunidades Europeas, de nuevo en la Politécnica y ampliaciones de estudios en Chicago, Harvard, y Davis (California).

Loyola de Palacio se fijó en ti en el 2000 y te contrató, primero como asesora y luego como Secretaria General de Agricultura y Alimentación, en el Ministerio de Agricultura. Más tarde te ocuparías de lo mismo con Posadas y al final con Arias Cañete. Con un paréntesis entre 2004 y 2012, años en los que aprovechaste que los socialistas gobernaban, para utilizar una de esas puertas giratorias propias del Ministerio del Tiempo y convertirte en Directora de Planificación de una empresa agraria, FERTIBERIA, perteneciente al Grupo Villar-Mir y, de paso, consejera de de la sociedad mixta argelina de fertilizantes FERTIAL, del mismo grupo.

Allí, imagino, conocerías a mi tocayo, Javier López Madrid, el de Cajamadrid y Bankia, yerno del todopoderoso Villar-Mir, Consejero Delegado del Grupo, vocal en el Consejo de FERTIBERIA, amigo personal del hoy Rey de España y famoso compi yogui de la Reina Letizia. Hoy, caído en desgracia y dimitido de sus cargos, arrastra en su hundimiento al propio suegro, llamado por los jueces a declarar por su supuesta participación en diferentes escándalos de corrupción, sobornos y financiación ilegal del PP.

Ahora, bajo tu advocación de “ministra Tejerina”, has sucedido al “ministro Cañete”. Era cuestión de tiempo que recibieras un premio como éste por tu dedicación. No creas, me encanta que una mujer, sobradamente preparada, ocupe un puesto de tanta relevancia. Somos lo que somos porque antes fuimos el granero imperial. Tienes fama de prudente, pero esta vez, volvamos al motivo de la carta, te has venido arriba, sin necesidad alguna.

Trabajas sin horario y a tiempo completo, por eso ganas más que ningún otro de tus compañeros, o compañeras. Cuentan que los 66.000 euros que cobras como ministra, son una minucia, comparados con los beneficios de tu planta fotovoltaica, a los que hay que unir el rendimiento de tus inversiones en el Banco Santander, Telefónica, Pharma Mar, o Iberdrola.

Y a todo ello hay que sumar la herencia inmobiliaria de la familia vallisoletana, compuestas por sociedades, pisos, locales, acciones y dinero contante y sonante. Además del capital que has ido ahorrando y un sustancioso plan de pensiones. No te falta de nada, Isabel. Hasta ganaste el torneo de esquí de políticos a Cristina Cifuentes. Hasta tu firma es original y mercería un análisis grafológico detenido. Mira, yo creo que, por encima de Soraya (desgastada en cada conflicto en el que el Presidente Mariano se lava las manos), eras la esperanza blanca de Rajoy. Este patinazo en el hielo no te va a venir nada bien. O sí. Nunca se sabe.

Isabel, vivimos en un país en el que tiene que haber de todo. Seguro que me equivoco al hablar de ese mundo del que vienes, del que no conozco nada y del que sólo percibo sus consecuencias sobre nuestras vidas de Nadies. Pero convén conmigo que tú tampoco sabes nada de estas tierras en las que viven las mujeres (y hombres) que el 8 de Marzo irán a la Huelga.

Haz la huelga como te parezca. Si es a la japonesa, bien está. Pero deja que sean ellas las que deciden cómo hacen su huelga y cómo los hombres de por  aquí apoyamos esa movilización. A lo mejor terminas descubriendo que has vivido una fantasía y que el mundo real, con toda su dureza y con frecuencia dolor, tiene un punto de alegría, un ansia de libertad y un raudal de dignidad humana, que nunca encontrarás en el dinero, ni en el poder, que te rodean y cierran en torno a ti una dulce celda.

Con todo mi respeto, Ministra,

Esto de la educación parece ser un mantra al que todo el mundo recurre cuando no sabe qué decir, especialmente nuestra clase política cuando no sabe qué hacer. Si no hay trabajo es porque estamos poco preparados y hay que reforzar la empleabilidad con más educación. Si sigue existiendo violencia de género es, sin duda, porque algo falla en la educación.

La corrupción pervive porque nadie nos enseñó a evitarla y a mantener un comportamiento ético, ya desde la escuela. Somos incapaces de conseguir un nuevo modelo social y productivo a causa de que la educación no nos hace más innovadores y emprendedores. No cuidamos lo nuestro, incluido nuestro medio ambiente, porque hemos recibido una educación deficiente.

Si estas aseveraciones fueran verdad, bastaría reforzar el sistema escolar y concluir un amplio Pacto Educativo, para que nuestros problemas se solucionasen. Y eso, es bien sabido, no es verdad. La educación es un mecanismo de reproducción de comportamientos y valores arraigados en nuestra sociedad, en nuestra economía, en la cultura y en nuestra forma cotidiana de abordar la vida y las relaciones.

Claro que la educación puede impulsar y reforzar una tendencia, una decisión, una voluntad política de cambiar las cosas. Eso es innegable y se ha demostrado cuando algunas sociedades han decidido impulsar procesos de cambio profundo, como los que, evidentemente, este país necesita. Pero para ello las decisiones no hay que tomarlas en los centros educativos, sino en el conjunto de la sociedad, con convicción política.

Lo que es evidente y cierto es que formalmente (en centros educativos), o informalmente (en un centro de trabajo, en la familia, en el grupo de amigos, en el barrio…), nuestra formación es una tarea de por vida. En lo personal y en lo laboral, cada día es más evidente la necesidad de una formación continua.

Todos los organismos internacionales que conozco, recomiendan a los diferentes países que esa educación (especialmente la Formación Profesional) sea más atractiva, más flexible con las situaciones de las personas y más integradora.

Lo que nos quieren decir es que la participación de adultos en procesos formativos debería ser más elevada. En el caso de Europa, la media recomendada sería de una de cada cinco personas adultas de entre 25 y 64 años participando en procesos de formación permanente en el año 2020, cuando la media actual se mueve entre el 9 y el 11 por ciento, según la Encuesta de Población Activa (EPA).

Es cierto que cuando incluimos procesos de aprendizaje no formal la situación mejora, pero también pone al descubierto, en el caso español, la incapacidad demostrada para conjugar bien la Formación Profesional dependiente del Ministerio de Educación y la que desarrolla el Ministerio de Empleo a través del “subsistema” de Formación Profesional para el Empleo, sostenida por la cuota de formación que pagamos los trabajadores y que se comporta como un sistema paralelo e inconexo.

Los celos administrativos, el poder político sobre los recursos de cada ministerio y una larga trayectoria de desencuentros, independientemente del color político del gobierno, han conducido a este desastre. Y, sin embargo, hacerlo bien y hacerlo ahora, es una tarea imprescindible para nuestro futuro.

Me parece esencial promover una formación continua integradora en un país como España, en el que la mayoría de las empresas son pequeñas y eso dificulta la participación de millones de personas, de quienes más necesitan la formación. En un país en el que las mujeres soportan buena parte de las cargas familiares y sufren jornadas laborales irregulares, sometidas a contratos a tiempo parcial y temporales.

Además, por más que nos cuenten lo contrario, buen número de empleos son monótonos y rutinarios y los empleadores no perciben necesidad alguna de formar a unos trabajadores y trabajadoras que pueden sustituir (y de hecho sustituyen) fácilmente.

Un mercado laboral precario, con alta temporalidad y bajos salarios, es incompatible con la formación continua, a lo cual viene a sumarse que, para las empresas, la formación tiene un valor acotado en el tiempo. La innovación es constante y acelerada y lo que hoy necesitas aprender quedará obsoleto en un horizonte no muy lejano.

Un panorama de desorganización institucional de la formación continua como el descrito, desalienta a las personas y desincentiva a las empresas. Creo que, para empezar, sería necesario romper las barreras entre los sistemas paralelos del Ministerio de Educación y del Ministerio de Empleo, estableciendo un único sistema integrado e integrador.

Creo que habría que flexibilizar la formación, estableciendo módulos e itinerarios a la carta, que permitieran obtener cualificaciones y vinculando cada vez más esa formación con la formación práctica en las empresas (eso que en países como Alemania denominan formación dual).

Claro que para hacerlo es necesario que exista un servicio de orientación para que cada persona pueda acceder a la formación que serán necesarias en cada momento y un sistema de cualificaciones que pueda incluso anticipar las cualificaciones que van a ser requeridas en el futuro inmediato y a medio plazo.

La negociación colectiva y las disposiciones legales deberían asegurar la flexibilidad necesaria en el trabajo para poder acceder a la formación. Los permisos individuales de formación, el derecho a horas anuales de formación y hasta la formación incorporada a contratos de formación, son papel mojado en muchas empresas, especialmente pequeñas y medianas.

Otra necesidad imperiosa radica en poder validar de forma permanente las competencias adquiridas mediante procesos de formación no formales, o informales, para obtener con ello un reconocimiento laboral, obtener una cualificación, o continuar una nueva vía de formación.

Una  Formación Profesional Continua que sea más atractiva, más accesible, flexible, e integradora, necesita de una voluntad compartida entre administraciones distintas, empresas y representantes de los trabajadores. Necesita de capacidad de negociación y acuerdo, fortaleciendo la comunicación y la capacidad de actuar con sensatez y coherencia en un marco nacional que cuenta con necesidades sectoriales y territoriales (autonómicas, o locales) distintas.

Ahora hay que saber si contamos con gobernantes, administraciones, organizaciones empresariales y sindicales y con centros de formación, preparados para afrontar este reto, o si volvemos a las andadas de promover capillas, banderías, sectas, camarillas, conciliábulos, corrillos y bandas organizadas, más preocupadas por el “cómo va lo mío” que por las necesidades de las personas.

Hace unas semanas escribí sobre las movilizaciones de los pensionistas frente al Congreso de los Diputados. Titulaba el artículo Los pensionistas toman la calle. Advertía que dejar que las cosas se pudran para justificar el desmantelamiento de las políticas públicas, es una estrategia suicida, cuando quienes reclaman soluciones son más de nueve millones de personas que comienzan a estar hartas y que no están dispuestas a apechugar con la carga del abandono de las políticas de protección social.

Esta semana, los mayores han vuelto a la calle de forma aún más masiva y, mientras esto ocurre, el gobierno sigue enviando a su ministra más rociera a entonar la cantinela de que la crisis ha sido benévola con nuestro mayores, que total no han perdido tanto poder adquisitivo y que les preocupa mucho el futuro de las pensiones.

Pero la cruda realidad es que, desde la reforma de las pensiones del PP en 2013, las subidas anuales de las pensiones son cada vez más miserables. El 0´25% de subida de este año no tiene nada que ver con el crecimiento de la inflación del año anterior, ni con las previsiones para finales de 2018.

Vivimos en un país que crece a ritmos de entre el 2 y el 3 por ciento. Ya se encarga el gobierno de explicar lo bien que nos va económicamente. Nuestra Constitución, esa que va a cumplir 40 años, esa misma que el gobierno no ve motivos para cambiar, la que establece claramente que Los poderes públicos garantizarán mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica de los ciudadanos durante la tercera edad.

Sin embargo,los pensionistas ven menguar su poder adquisitivo. Tienen que cubrir las necesidades de sus familias, laceradas por el paro y condenadas a la precariedad laboral y vital. Ven subir los precios de los productos y consumos básicos, como la luz o el gas, muy por encima de su pensión.

Pero es que, además, elementos esenciales de protección social, como la Sanidad, o la Atención a la Dependencia, los Servicios Sociales, se han resentido duramente con los recortes del gobierno durante la crisis y agudizan el empobrecimiento real, no sólo de las rentas, sino de la vida cotidiana de nuestros mayores.

Ahora que se avecinan el 8 de marzo y la Huelga feminista convocada en toda España, conviene resaltar que la famosa brecha salarial alcanza en las pensiones dimensiones escandalosas, a causa de la discriminación a la que se han visto sometidas las mujeres cuando han conseguido acceder a un empleo. Por eso la cuantía de sus rentas se encuentran lastrada por cotizaciones más bajas a la Seguridad Social y amplios periodos sin trabajar, lo cual da lugar a pensiones mínimas, cuando no se ven condenadas directamente a Pensiones No Contributivas, que obligan a muchas mujeres a vivir con menos de 400 euros al mes.

Mientras tanto, la banca y las aseguradoras privadas (basta leer las declaraciones recientes de la Presidenta de las organizaciones aseguradoras, UNESPA), redoblan sus cantinelas y para que lluevan los recursos de las pensiones sobre su cartera de negocios. La justificación es que el sistema de pensiones es insostenible. Pero lo verdaderamente imposible es conseguir que la Seguridad Social obtenga los recursos necesarios para mantener las pensiones actuales y futuras, cuando la reforma laboral del PP ha propiciado que el empleo que se crea sea temporal, a tiempo parcial y mal pagado. Así, las cotizaciones a la Seguridad Social crecen mucho menos que el empleo.

Sin trabajo decente, sin salarios dignos, con bonificaciones que cargan sobre los ingresos de la Seguridad Social todo tipo de políticas de apoyo a la creación de cualquier tipo de empleo; sin recursos suficientes para perseguir el fraude en la contratación, lo normal es que no haya recursos suficientes.

Hay muchas cosas que se podrían hacer para que los recursos procedentes de las cotizaciones sociales aumentaran hasta cubrir las necesidades actuales. Estamos a tiempo de prevenir y afrontar el futuro. Pero el gobierno parece haber tirado la toalla y cedido a las presiones privatizadoras que profundizan el deterioro de la protección social.

Deberían de entender, aunque no lo harán, que las maniobras de distracción tienen un tope y que las personas mayores están alcanzando su límite de tolerancia. La guerra de las pensiones puede tener un coste impagable para un gobierno que arrastra ya una pesada mochila de incompetencia, casos de corrupción y puertas giratorias que demuestran que, lejos de defender los intereses de la mayoría, ejerce de portavoz y adalid de los intereses de los más ricos y poderosos.

Creo que decía Hemingway, aunque también otros lo atribuyen a Paulo Coelho y unos terceros al Filósofo de Güemes, que Se está muriendo gente que antes no se moría. En cualquier caso estoy, cada día, leyendo noticias que nunca pensé volver a leer.

Detenciones y condenas a creadores y artistas que cantan, pintan, fotografían, escriben, representan títeres, o se disfrazan de Ecce Homo. Cosas que ahora son consideradas delito, cuando abundan los ejemplos de que, hace no tantos años, canciones con letras aún más duras, libros tremendamente duros, fotos mucho más provocadoras, escenificaciones más cáusticas y otros personajes disfrazados de Cristo, no movían al escándalo y, sobre todo, no tenían cabida en un proceso judicial.

Para alguien que, como yo, ha pasado su infancia y su juventud en la más negra de las inconstitucionalidades, hijo y nieto de perdedores de la guerra civil que consumió España durante cuarenta años, comprobar cómo los juicios franquistas se reproducen en una etapa democrática y la libertad es sentada y condenada en los tribunales, no es agradable, comprensible, ni mucho menos tolerable.

Lo siento ahora, como cuando centenares de sindicalistas se ven ante los tribunales, acusados de vulnerar el sacrosanto derecho al trabajo en día de huelga y postergado derecho todos los demás días del año.

Jesús salió entonces llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Y Pilatos les dijo: ¡He aquí el Hombre! Juan 19:5. Siempre he sentido que esta escena volvía a reproducirse, a representarse en estos tiempos modernos, pero no menos bárbaros.

Entiendo que un partido en declive imparable y en expansivo descrédito, se ve obligado a buscar respiros en las guerras de banderas, los himnos y sus letras, el terrorismo de aquí y de allá y hasta la unidad lingüística frente a las cuatro lenguas de España, perseguir a quienes crean en libertad. Parece que todo les vale.

Decir estas cosas no supone justificar ni la violencia, ni el terrorismo. Me tiré los primeros años al frente de las CCOO de Madrid, convocando paros laborales, concentraciones y manifestaciones, cada vez que ETA cometía un atentado en cualquier rincón de España. Luego, de nuevo, contra los atentados del 11-M y sus autores. Y de nuevo contra el terrorismo de ETA.

Un Delegado del Gobierno en Madrid, preocupado por la prevención de mi salud, me ofreció un servicio de contravigilancia, al parecer más eficaz que llevar escoltas. No diré que no pasase miedo muchos días, pero no creí que tuviera que estar más protegido que un policía, o un guardia civil. Cualquiera podíamos ser una víctima.

En todo ese tiempo nunca tuve miedo a decir lo que pensaba, ni creí que Fermín Muguruza, Robe Iniesta, Albert Pla, o Antón Reixa merecieran sentarse ante un nuevo Tribunal de Orden Público.

La libertad de expresión tiene sus límites y el principal de ellos es el ejercicio de la violencia, pero convengamos que algo está pasando en España y que está ocurriendo demasiado deprisa. Que hoy los Toreros Muertos, los Muertos de Cristo, Os Resentidos, Kortatu, o Extremoduro, lo tendrían muy difícil para no acabar procesados y condenados. Que una nueva Inquisición se va apoderando paulatinamente de nuestra convivencia. Y que la libertad va cediendo paso a una censura oficial y a una autocensura cargada de un miedo que empobrece el país.

Ni los partidos que se reclaman liberales, ni los centristas, ni los progresistas, deberían tolerar que este clima de amenaza y persecución, siga avanzando. La sociedad civil organizada, cada persona, no deberíamos consentir este avance de la opresión que avasalla las libertades y tiraniza a las personas. Lo “políticamente correcto” no puede convertirse en martillo de herejes que impide nuestra libertad de expresión, de creación y de acción como hombres y mujeres libres.  Porque esa es la cuestión: vivir en libertad. Vivir la libertad.

6 Mar, 2018

Una huelga feminista

Allá por 1910, la II Conferencia de Mujeres Socialistas decide proclamar el 8 de Marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Es al año siguiente cuando se celebró por primera vez el 8 de Marzo, en países como Austria, Suiza, Dinamarca y Alemania.

Aquella primera convocatoria viene marcada por las reivindicaciones de las mujeres sufragistas y de las mujeres trabajadoras, que se concentran en grandes industrias. Entre ellas, las obreras del textil, o las cigarreras. Las luchas de las mujeres, a lo largo del siglo XIX, exigiendo el voto femenino, el acceso a las responsabilidades políticas, la mejora de las condiciones de trabajo y el derecho a educarse y trabajar en sectores que exclusivamente emplean a hombres.

La conmemoración del Día de la Mujer Trabajadora ha contribuido a la lucha por las libertades en el conjunto de la sociedad y a mantener vivo el impulso a favor de la igualdad. Año tras año las manifestaciones feministas han recorrido las calles y han centrado el mensaje reivindicativo en la lucha contra alguna de las muchas discriminaciones que perviven nuestras sociedades.

Unos años la brecha salarial: otros años la violencia de género, el acoso en las empresas; las fórmulas de contratación hechas casi exclusivamente para mujeres, aunque no se diga; la condena a la pobreza de mujeres trabajadoras que viven solas con sus hijos e hijas. Cada año, las mismas reivindicaciones generales, junto a las reivindicaciones específicas.

Este año, ha calado con especial fuerza la convocatoria de una Huelga Generalizada, no sólo en lo  laboral, sino también en el conjunto de la sociedad. Se trata de poner en evidencia, esta vez con un cese general de las actividades de todo tipo, la insuficiencia de las medidas adoptadas hasta el momento para combatir la violencia de género en nuestro país.

El necesario Pacto de Estado contra las violencias machistas no puede quedar en un papel firmado, sin efectos reales. No es una foto de un día. Debe contar, de inmediato con los recursos necesarios. Sería bueno comenzar con los 200 millones de euros comprometidos para el año 2018 y que siguen paralizados.

Hay quien dice que la brecha salarial no existe, por más que los datos demuestren lo contario. Sin embargo, son mayoritariamente mujeres las que sufren los contratos a tiempo parcial, las jornadas arbitrariamente distribuidas, el paro, la temporalidad y la precariedad laboral, el acoso sexual, los despidos indiscriminados, incluso estando embarazadas.

Son las mujeres las que ven prolongar sus jornadas laborales, con jornadas dedicadas a cuidados familiares, o que renuncian a trabajar para poder atender a los mayores, o a los hijos. O las que se ocupan mayoritariamente de estas tareas cuando revisten la forma laboral, regular o irregularmente, de ayuda a domicilio, o trabajo doméstico.

Son las mujeres las que perciben las pensiones más bajas, porque sus carreras profesionales son más irregulares, su vida laboral más precaria, sus salarios más bajos y sus cotizaciones sociales mucho más bajas.

Y son ellas las que ocupan mayoritariamente este tipo de puestos de trabajo y, en general son mayoría en profesiones como la social, la sanitaria, o la educativa. Las que se ven impelidas, animadas y llamadas a formarse en esas profesiones, mientras las de carácter técnico son ocupadas mayoritariamente por hombres.

Tal es la convicción de que la realidad del trabajo y la vida de las mujeres es fruto de la desigualdad y la discriminación que hasta alguna ministra del gobierno responsable, en estos momentos, de que las cosas estén como están, lejos de negar la necesidad de la Huelga, se plantee en estos momentos participar en la misma, eso sí, utilizando la variedad nipona de la misma, es decir trabajando, ese día, más que nunca.

Bien, que haga lo que quiera, mientras participe en la huelga. Imagino que el salario de ese día y la parte proporcional de sus beneficios económicos (creo recordar que la susodicha ministra es la política que más gana por sus actividades públicas y privadas), lo donará para alguna actividad que combata la desigualdad, la discriminación y la violencia contra las mujeres.

No penséis que os hablé del Bicentenario de Carlos Marx, para dejar, tan sólo, un rastro de historia pasada, por si alguien se animaba a tirar del hilo y traer hasta nuestros días el recuerdo de un personaje que ha perdido mucha actualidad desde que el Muro de Berlín se desplomó, aplastando la iglesia construida sobre la sólida piedra de aquel hombre llamado Karl, ese nombre con el que los germanos designaban al hombre libre.

Afirmar que Marx ha perdido actualidad, ante el fracaso del marxismo-leninismo, el estalinismo, o la deriva capitalista del maoísmo, sería tanto como proclamar el fracaso de Cristo, a la vista de la deriva de su iglesia, extraviada en las guerras de religión, enredada en los tribunales de la Inquisición, la quema de brujas, las persecuciones de judíos, o señalada como cómplice necesaria en los desmanes de la colonización americana. La de los católicos en el Sur y de los protestantes en el Norte.

Por no hablar de escándalos más recientes que tienen que ver con las finanzas e inversiones vaticanas, o el protagonismo de algunos clérigos en episodios demasiado frecuentes de abusos sexuales.  En fin, que prefiero pensar que la vigencia de Cristo se  ventila más en Ellacuría, Casaldáliga, Vicente Ferrer, el Padre Llanos, o los obispos Gerardi, Romero, o Desmond Tutu.

Quien controla el pasado controla el futuro y quien controla el presente controla el pasado, decía George Orwell. Eso intentaba el artículo, mirar desde el presente hacia nuestro pasado, para escrutar el horizonte del futuro. Porque creo que quien quiera descubrir la vigencia del marxismo, tendrá que mirar más hacia Orwell, el joven Marx, o a su yerno Paul Lafargue, casado con su hija Laura Marx.

Ya sé que algunos me diréis que el tal Lafargue no tiene el mismo peso de los grandes teóricos del marxismo y que probablemente Marx no lo tendría en muy alta consideración como teórico, ni tal vez como yerno. Y, sin embargo, a la luz del tiempo implacable, cualquiera podría reconocer que la frescura de un opúsculo de medio centenar de páginas titulado El derecho a la pereza, tiene más vigor y poder de atracción que los sesudos textos de Lenin. Al igual que los de Orwell gozan de mucho más atractivo que los de su maestro Trotsky.

Eso, además de que Marx nunca podrá agradecer suficientemente a aquel español, oriundo de Cuba y de padre francés, que cambiara su confianza en Proudhon y Bakunin, para convertirse en defensor de Marx, Blanqui, o Engels. Así debieron de pensarlo todos ellos cuando le mandaron a la boca del lobo español, sabiendo que ya un tal Fanelli había obtenido una excelente acogida para La Idea anarquista, captando para la misma a personas sensatas y muy reconocidas en la I Internacional, como Anselmo Lorenzo.

Pablo Lafargue, exiliado con su esposa y su hijo en Madrid, huyendo de la represión de la revuelta de la Comuna de París, hizo cuanto pudo y consiguió atraer a los planteamientos marxistas a otros seguidores españoles de la Internacional, como Pablo Iglesias, Francisco Mora, o José Mesa. Ahí se encuentran los orígenes de la UGT y del PSOE.

Si a esto le añadimos que aquel hombre hizo feliz a su hija y que llegó a ser el primer diputado socialista en el Parlamento francés, no creo que Don Carlos tuviera nada que reprochar a su yerno. Sobre todo sabiendo que, después de El Manifiesto Comunista, escrito por el propio Marx y su amigo Engels, el texto marxista más leído y difundido ha sido El derecho a la pereza. Como propagandista y difusor de las ideas del suegro, no tenía precio. Cuando menos, así debió de reconocerlo el bueno de Engels cuando dejó un buen pellizco de herencia a la pareja compuesta por Laura y Pablo.

Si pensamos en cómo han evolucionado las cosas desde entonces y sobre todo en los últimos tiempos, una reflexión sobre el trabajo como la que plantea Lafargue, en una versión libre y tremendamente atractiva de la doctrina de Marx, sigue apuntando al centro del debate.

Cuando los medios tecnológicos sustituyan masivamente a la mano de obra, habrá que pensar si ha llegado el tiempo de aplicar muchas de las reflexiones sobre la pereza que nos ofrece el yerno de Marx. Si nos resignamos a un futuro con empleos inestables, precarios, temporales y mal pagados. A una pobreza cada vez más general y extendida. A una brecha de desigualdad cada día más insalvable.

O, si por el contrario, ha llegado el tiempo de establecer fórmulas para un reparto justo de la riqueza, que permita comenzar la construcción de utopías de libertad como las que soñaron Platón, Bacon, Moro. Esas utopías que intentaron personajes como Vasco de Quiroga, en Michoacán, tal como nos cuenta Ernesto Cardenal en su hermoso poema Tata Vasco.

De nuevo, será el momento de elegir entre socialismo o barbarie. Que ya lo dijo un día Federico Engels, La sociedad capitalista se halla ante un dilema: avance al socialismo o regresión a la barbarie…

En España eso que llaman el “mercado de trabajo” se encuentra bajo la losa del paro y la precariedad. ¿A qué le llamamos precariedad? Creo que, básicamente, a la falta de un trabajo que permita llevar una vida digna. Esa precariedad abarca a las personas paradas que no cuentan con ayuda alguna, pero también a aquellas que tienen un empleo de baja calidad, inseguro, inestable y mal pagado. La mayoría de la población trabajadora española vive, o sobrevive, en esas condiciones.

La precariedad tiene, en primer lugar, un rostro de persona parada, sin prestación alguna, atascada en una situación que convierte la vida en un infierno cotidiano. Personas paradas de larga duración al borde de la marginación y la exclusión social. Que renuncian a inscribirse tan siquiera en las oficinas de empleo, porque saben que allí no ofrecen empleo, ni van a tener acceso a ayuda alguna. Que no aparecen en ninguna estadística del paro, hasta el punto de que contamos con 1´3 millones más de personas que quisieran tener un empleo o cambiarlo, que parados registrados.

Pero la precariedad tiene también rostro de persona con contrato temporal, o a tiempo parcial, con un salario de miseria, o soportando brechas salariales inaceptables cuando eres mujer, con prolongaciones gratuitas de jornadas laborales, con horas extraordinarias que no se cobran y con riesgos laborales en aumento. No sólo en forma de accidentes laborales, sino de enfermedades profesionales que no aparecen en las estadísticas.

El empleo con contrato indefinido es cada día más residual, mientras que los contratos temporales, o a tiempo parcial, son la norma de nuestro nuevo mercado de trabajo. Antes de la crisis, el contrato temporal era el principal signo de precariedad. Hoy, a la temporalidad, se ha sumado un contrato a tiempo parcial, sobre todo para mujeres, que pone a la trabajadora y al trabajador, a libre disposición de la empresa. Si lo quieres lo tomas, si no lo dejas. Los jóvenes, por su parte, sufren el uso y el abuso del contrato de formación, en el que las prácticas son el trabajo y la formación es inexistente.

Las estadísticas del paro se entienden mejor cuando las ponemos bajo el foco de la Encuesta de Población Activa (EPA). En los últimos cuatro años hemos creado empleo a un ritmo de 400.000 empleos anuales de media. Mucha cantinela de emprendimiento y empleo autónomo, pero el empleo que se crea es masivamente asalariado. Eso sí, más de dos tercios del empleo creado es empleo temporal. La tasa de temporalidad se va acercando al 30 por ciento y el empleo a tiempo parcial ha crecido hasta aproximarse al 18 por ciento en algunos momentos de la crisis.

La consecuencia es que se reduce el paro, a base de desanimar a las personas para que no se inscriban como desempleados. A base de repartir el empleo existente entre muchos contratos temporales y distribuyendo las jornadas en contratos a tiempo parcial.

No parece que este gobierno tenga gran interés en hacer otra cosa que maquillar estadísticas y esperar a que la salida de la crisis económica reactive la economía y se produzca un tirón sobre el empleo. Eso sí, acostumbrándonos a altos niveles de precariedad, elevadas tasas de paro, salarios de miseria y riesgos laborales en aumento.

El gobierno que impulsó la reforma laboral y nos condenó al deterioro de la negociación colectiva, al paro sin protección y la devaluación de los salarios, si tuviera voluntad de arreglar algo,  asumiría la obligación de dar marcha atrás en los recortes y retrocesos y emprendería la senda de la recuperación de los derechos, la protección a las personas desempleadas, el aumento de los salarios y la recuperación de la negociación colectiva.

O eso, o estamos abocados a un aumento cada vez mayor de las desigualdades, los desequilibrios y las tensiones sociales. Sobre el paro y la precariedad no se construye nada, sobre esas bases no hay futuro.

O eso, o este gobierno tiene los días contados. Las maniobras de distracción no solucionan nada y se puede engañar a muchos durante un tiempo, pero no a todos todo el tiempo. La desidia de Rajoy puede tener un coste demasiado elevado para este país.

Categorías