18 Jul, 2018

Caos en el final de curso

Cuando no son pitos, son flautas. El final de curso madrileño viene marcado este año por el desorden administrativo y el caos educativo. Y no por culpa de los profesionales de la educación, ni a causa del alumnado y sus familias, sino por los problemas derivados de la decisión de adelantar los exámenes de septiembre a finales de junio.

No entraré en valorar lo idóneo, o no, de la medida. Es verdad que hay quien dice que, en la mayoría de las ocasiones, la oportunidad de estudiar las asignaturas suspendidas durante los meses de verano, acaba en un nuevo fracaso. Hay quien opina lo contrario y también quien explica que hay países en los que no existen estas pruebas extraordinarias de recuperación.

Sea como fuere, los cambios hay que prepararlos, acordarlos, organizarlos, con tiempo y no ser fruto de la ocurrencia e improvisación. La orden que regula el calendario escolar y que incorpora estos exámenes extraordinarios de recuperación en junio no ha sido fruto del acuerdo y el consenso en la comunidad educativa. De hecho sólo la lentitud de la justicia ha impedido que haya ya una decisión judicial ante el recurso interpuesto por la Federación de Enseñanza de CCOO ante los tribunales, tras oponerse al calendario en el Consejo Escolar.

Ha llegado el final de curso y los centros educativos se enfrentan al cumplimiento de la decisión, sin que nadie haya dictado instrucciones sobre cómo organizar los horarios, exámenes, actividad educativa,  durante este periodo. Se han adelantado las evaluaciones finales y ahora es responsabilidad de los centros qué hacer con las alumnas y alumnos hasta el 21 de junio.

Quienes han aprobado se supone que van a “ampliar” estudios y quienes han suspendido parece que van a realizar “repasos” acelerados de las asignaturas. Pero las profesoras y profesores son los mismos y no pueden desdoblarse. O triplicarse, en el caso de que, además, tengan que formar parte de los tribunales de la EVAU (eufemismo de la tradicional selectividad) para quienes quieren entrar en la Universidad el próximo curso y hasta participar en los tribunales de oposición convocados de urgencia y a última hora.

Para colmo, las alumnas y alumnos que han aprobado saben que hay que ir a clase, pero con la sensación de que si hay que ir se va, pero ir para nada. No son pocas las faltas no justificadas y el aumento de las justificadas. Algo impensable en cualquier final de curso anterior.

El desconcierto de las familias también es absoluto, ante las quejas de unos hijos que madrugan para echar la mañana en actividades que se denominan “repasos” para quien ha suspendido y “ampliación” para quien ha aprobado, pero que consisten en rellenar fichas, ver películas y otras actividades similares.

El profesorado hace lo que puede. Tienen unos horarios y unas funciones firmados desde el inicio de curso y ahora se encuentran con la misión imposible de reorganizar este periodo lectivo sin normas e instrucciones claras. La administración lanza consignas a los centros, instrucciones informales y deja en los equipos directivos la responsabilidad sobre cualquier irregularidad, o problema que pueda producirse.

Una reorganización que no ha sido firmada desde el inicio del curso por el profesorado. Ni ha sido informada por el Claustro, o por el Consejo Escolar. Tampoco hay informe de la inspección educativa y, por supuesto, sin que las direcciones territoriales de Educación hayan dado la aprobación correspondiente. Un búscate la vida y si hay problemas te la buscas también.

Me parece que las personas que ejercen como profesores y profesoras en los centros educativos y quienes ejercen de padres y madres en las familias, merecen un poco más de respeto. Y las personas en formación, no por menores de edad menos personas, también tienen derecho a un escenario educativo claro, conocido y en el que sepan qué deberes y qué derechos les asisten desde el primero al último día del curso, sin periodos como éste, en los que, tras recibir las notas, no saben muy bien de qué va esto de terminar bien el curso.

Lo triste es que nadie saldrá a dar explicaciones, ni a pedir perdón, ni a asumir responsabilidades, ni a dictar instrucciones claras. Porque en este país, todo parece ir de anuncios, inauguraciones, mayorías y minorías, publicidad y propaganda. Lo de organizar, gobernar, solucionar problemas reales, eso… Eso, bueno, ya es otro cantar.

Deja una respuesta

Mensaje:

Categorías