13 Mar, 2018

La educación de las personas

Uno de los mejores efectos que ya está reportando la Huelga General Feminista, es la cantidad de programas y debates que se están produciendo sobre la situación de las mujeres en nuestra sociedad. Pocas veces, yo creo que nunca, se ha escuchado hablar y debatir durante tanto tiempo y con tanta intensidad, sobre acoso sexual y violencia de género; brechas salariales, temporalidad, precariedad y baja calidad del empleo; tareas domésticas y cuidado de las personas en el entorno familiar; necesidad de una educación que apueste por la igualdad.

Es verdad que el debate se enturbia un poco cuando hay quienes intentan desviarlo hacia temas coyunturales, como la necesidad o no de una huelga; si es una huelga de mujeres, o de mujeres y hombres; si es una huelga laboral de dos horas por turno, o de jornada completa; si hay que hacer una huelga convencional, o a la japonesa. Cosas que no deberían ocultar, en ningún caso, la realidad de una sociedad desigual, en la que las mujeres se han llevado y se siguen llevando la peor parte.

Las propias organizaciones convocantes, feministas y sindicales, de la huelga han dejado claro que de lo que se trata es de escenificar un impresionante ¡Basta! No podemos seguir así. La huelga laboral, de cuidados, educativa y de consumo; las masivas manifestaciones que recorrerán las calles, son tan sólo instrumentos al servicio de esta voluntad  de cambiar una situación insostenible.

Sigo los debates atentamente y, en casi todos ellos, terminan llegando a un lugar común, el de la educación como forma de corregir y prevenir estos males. Siempre hay algún tertuliano, o tertuliana, que viene a decir que en las aulas, las profesoras y los profesores tienen que explicar a los chicos y chicas, que tienen que crecer sabiendo que hay que compartir las tareas de casa.

Me parece bien, pero, la verdad es que siempre he visto que quienes han enseñado en los colegios e institutos a mis hijas y a mi hijo, han trasladado esos mensajes en las aulas y han provocado debates educativos en sus clases, tras los que, al menos formalmente, las conclusiones igualitarias y no discriminatorias han quedado muy claras. Incluso, de acuerdo con las Asociaciones de Madres y Padres, han promovido charlas, reuniones, talleres, seminarios, en los que se han abordado estos temas.

Por lo tanto, sin obviar la importancia de esta labor en los centros educativos, creo que la clave principal está en otros sitios. Para empezar, creo que madres y padres somos los principales responsables de la educación de nuestras hijas e hijos. Obsérvese que no digo de su aprendizaje, porque llegarán a saber mucho más de lo que nosotras y nosotros podamos enseñarles, No, digo de su educación, de la conformación de sus principios, su ética personal. Y todo  ello enseñando con el ejemplo.

Si no vivimos igualdad en la familia, difícilmente el colegio podrá inculcarla. Ya deberíamos de tener claro que lo que la Naturaleza no da, Salamanca no lo presta. La familia es la primera y mejor escuela para la vida. Vale que trabajamos mucho, tenemos poco tiempo, demasiadas preocupaciones y venimos de una sociedad que era como era en estas cosas de la igualdad. Pero eso son sólo disculpas de malos pagadores.

Pero luego, junto a la familia y tras ella, entran en juego los modelos sociales, los roles que nuestras hijas e hijos aprenden a través de los medios de comunicación, o los videojuegos, las películas que ven. Los grupos de amigos en la adolescencia y la juventud reproducirán todo esto y, al final, llegará un puesto de trabajo temporal, precario, mal pagado, por el que hay que competir y en el que hay que competir, en lugar de cooperar, colaborar y trabajar en equipo.

No es en la escuela, ni en las aulas, donde estamos reproduciendo un modelo patriarcal y casposamente machirulo. Creo que deberíamos hacérnoslo mirar, o mirarlo nosotros y nosotras mismas, sacar nuestras conclusiones y obrar en consecuencia, en todos los ámbitos, si queremos que  desde ahora mismo las cosas comiencen a cambiar y podamos construir un país de mujeres y hombres libres, iguales y más felices.

Deja una respuesta

Mensaje:

Categorías