7 May, 2019

La formación es electoralmente invisible

Van dos debates electorales y tan sólo he escuchado alguna referencia a las excesivas reformas educativas que llevamos a cuestas, que parece que son las culpables del alto fracaso escolar. También alguna promesa de impulsar un amplio pacto educativo, a la medida del ganador.

No he visto grandes reflexiones sobre el problema que tienen muchos de nuestros jóvenes y adultos, que van acumulando a lo largo de la vida bajos niveles de cualificación, abandono educativo, paro de larga duración. Factores que conducen a la pérdida de oportunidades, cuando no a la marginación social.

Personas que no encuentran empleo y que tienen serias dificultades para  tan siquiera buscarlo. Que se ven sometidas a tensiones personales y familiares y que afrontan situaciones económicas y sociales insufribles. La baja cualificación, la precariedad del empleo, los largos periodos de paro, conducen a un deterioro físico y psicológico que amenaza a muchas personas.

Una de las tareas de la política debería consistir en dotar a las instituciones y al conjunto de la sociedad de instrumentos para poner en común las estrategias y el trabajo de los servicios de empleo, la educación y la formación, los servicios sociales y sanitarios, no sólo para mejorar las cualificaciones y el empleo, sino para dar una nueva oportunidad a las personas.

Hay que hacerlo desde la política, aprovechando iniciativas europeas destinadas a los jóvenes, a las personas adultas, a las mujeres, o a las personas paradas de larga duración. Procurando aprovechar las mejores experiencias en marcha en los diferentes países de la Unión Europea.

Pero, con todo, la clave se encuentra en fortalecer la cercanía de esas políticas a la realidad de la ciudadanía. Eso que tan pomposamente se denominan políticas de proximidad. Las escalas regionales y locales ganan importancia si queremos que sean útiles y podamos afrontar los problemas concretos.

Son muchos los recursos que hay que coordinar y poner en común, pero es en la proximidad donde esos recursos tienen que aplicarse adecuadamente, porque es allí donde se ponen en marcha los cursos de formación más necesarios, donde se pueden reforzar las actividades de orientación y los procesos de búsqueda de empleo, poner en marcha equipos multidisciplinares, coordinar el trabajo de empresas, sindicatos, instituciones y centros de formación.

Es en esos ámbitos locales donde se puede evaluar la eficacia, la eficiencia y el grado de satisfacción de las personas. Es allí donde se pueden valorar las mejores prácticas y corregir de forma ágil las insuficiencias detectadas. Es allí, en cada pueblo, distrito, incluso en cada barrio, donde se pueden compartir los recursos y hasta los conocimientos sobre cada persona, salvaguardando todos los derechos de privacidad.

Además, es precisamente desde la cercanía donde se pueden crear entornos seguros que permitan la formación, la integración laboral, el acompañamiento social, de las personas que se embarcan en un proceso que permita salir de la exclusión social, integrar la discapacidad, afrontar los retos de ser refugiado en un nuevo país, independientemente de la edad, el sexo, la raza, el origen, o la religión que profesen.

Esta  tarea requiere de profesionales cualificados en cada campo. Requiere de sociedades comprometidas y cohesionadas. Requiere que existan fuerzas políticas, organizaciones empresariales y sindicales, organizaciones sociales dispuestas a cooperar y renunciar a poner el dinero y el ejercicio del poder, las ambiciones personales, por encima de las necesidades de las personas.

No he visto en la campaña electoral un gran interés, ni preocupación de nuestras derechas por ofrecer soluciones a estos problemas. Por eso es más importante que nunca que sean las fuerzas de progreso y de izquierdas las que asuman el reto, desde la convicción de que una sociedad se fortalece cuando nadie se queda en la cuneta, ni es invisibilizado. Una fortaleza social, pero también económica, que debe tener su oportunidad también en las elecciones que se avecinan.

Deja una respuesta

Mensaje:

Categorías