21 Nov, 2019

Las elecciones no eran broma pesada

La suerte se ha decantado, se ha desplomado sobre nosotros, como una pared fracturada en cien pedazos. El suelo sobre el que la pared se sustentaba se ha convertido en barro inestable y movedizo. Es algo que no parecen haber tomado en cuenta quienes se fiaron de los asesores que les aconsejaban acudir a nuevas elecciones, tras impedir a toda costa cualquier forma de gobernabilidad del país.

Sánchez, el menos marxista de los socialistas, ha demostrado ser capaz de realizar un tremendo esfuerzo para convertir en realidad, una vez más, el teorema de Marx, Partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de la miseria. El otro Marx, se entiende, el insigne y preclaro Groucho. Tras el viaje electoral en el que nos embarcó ha perdido diputados y ha perdido la mayoría en el Senado.

El precio de la operación elecciones no es suma cero, ni mucho menos. El coste del crecimiento de la ultraderecha y de las fuerzas nacionalistas no significan lo mismo, pero dan buena cuenta del desastroso panorama político que ha producido la irresponsabilidad política de las dos fuerzas de la izquierda que tenían la obligación de entenderse a cualquier precio, antes de acudir a una nueva convocatoria electoral. Por cierto, el surgimiento de una nueva fuerza política a la izquierda del socialismo no ha sumado nada.

Como muchas otras personas que conozco, he votado izquierda, con el corazón helado y el alma en vilo. No nos hemos quedado en casa, pero intuíamos todo cuanto los asesores mercenarios de turno no quisieron ver. Vivimos en los barrios, hablamos con los vecinos, paseamos por las calles, compramos en los comercios, tomamos una cerveza en los bares, observamos el aumento de la desconfianza en la política y en los políticos, incapaces de hacer nada para asegurar la gobernabilidad y hacer frente a los problemas.

La izquierda ha perdido votos. Es una realidad. La derecha, pese al terremoto político en su seno, es la gran beneficiaria de este desparramo político y electoral al que hemos asistido. Casado puede darse con un canto en los dientes, por haber recuperado más de veinte diputados.

Eso sí, con el aliento en el cogote de una ultraderecha que le pisa los talones al grito de ¡Viva España!, con la misma fuerza y convicción con la que aquel militar golpista gritaba al Rector de la Universidad de Salamanca, ¡Abajo la inteligencia, viva la muerte! Es algo con lo que, desgraciadamente, tendremos que aprender a vivir. De nada sirve lamentarse a estas alturas.

Del Valle sólo salieron los huesos de un dictador, pero el franquismo ha seguido anidando, en estado de latencia, protegido por lideresas como Aguirre, esperando su oportunidad para renacer en la política española. Y lo ha hecho. Y contra eso de nada sirve ya la respuesta de Unamuno, Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis. Entre otras cosas porque ya han demostrado que, en muy poco tiempo, siempre que se den las circunstancias adecuadas y se acrecienten las torpezas de los partidos democráticos, pueden convencer a muchas personas.

Junto al avance de la ultraderecha, la otra gran consecuencia de las elecciones es el hundimiento de Albert Rivera. El centro político es el que, girando a un lado u otro, permite el gobierno de derechas o de izquierdas en muchos países. En España esta función la venían desempeñando los paridos nacionalistas, el PNV y CiU, hasta que el vendaval catalán se llevó este escenario por los aires.

Ciudadanos parecía haber llegado para ocupar ese espacio liberal y de centro que asegurara la estabilidad y gobernabilidad. En muy poco tiempo, el crecimiento electoral de Ciudadanos parecía dar alas a la confirmación de esta tesis. Pero Rivera ha sido demasiado soberbio, pagado de sí mismo, presumido y presuntuoso como para verlo. No es el único en la política española. Parece que para ser líder político en España hay que reunir esas condiciones, aunque el precio termine siendo éste.

En muy poco tiempo Rivera ha laminado y expulsado a quienes sostenían las posiciones más centristas. Se ha volcado en un antinacionalismo militante del que los catalanes y no catalanes comenzamos a estar hastiados. Ha consentido formar parte de gobiernos con el apoyo explícito de la ultraderecha.

Y mientras maniobraba para liderar la derecha, cerraba todas las puertas para buscar entendimientos con la izquierda. Cuando alguien renuncia a su alma, a su esencia, a su sentido de ser, lo termina pagando y Rivera lo ha pagado, aunque no está claro que asuma las consecuencias.

Los acuerdos no van a ser inmediatos, pero el panorama político, económico y social del país debería hacer pensar a nuestros políticos que el aguante de la ciudadanía está llegando a su límite, los tiempos de esperar soluciones a los problemas cotidianos y concretos no son infinitos, el agotamiento de la paciencia produce monstruos, muertos vivientes resurgidos de las tumbas del pasado.

Les aconsejaría que dejen de mirarse el ombligo de sus apetencias personales y comiencen a verse como servidores públicos que escuchan, atienden, entienden y buscan soluciones para los problemas reales que atenazan nuestras vidas. Porque nuestras vidas, su dignidad y su decencia, son la única patria que existe.

Deja una respuesta

Mensaje:

Categorías