25 Feb, 2012

Nada es casual. Prologo. Introducción 1

Estaba cansado el Indio.  Tremendamente delgado.  Sus movimientos lentos, su sonrisa desnuda,  hablaban del dolor de una enfermedad que sus palabras sólo dejarían entrever.  Pero Indio Juan crecía en la soledad del escenario.  Allí arriba, delgado, cansado tras más de tres horas de homenaje, creció hasta la altura del hombre que ha dedicado su vida a alcanzar la sabiduría, aquella que sólo unos pocos consiguen y que consiste en amar a los nadie y dominar el lenguaje, el arte de la comunicación.

Sólo ha quedado una maltrecha cinta con las palabras que pronunció Indio Juan ante un auditorio de cerca de mil personas en el Homenaje “Es de Agradecer”, en el que tantos amigos y amigas habían participado, evocando recuerdos, cantando canciones, recitanto poemas.

Cuando me llamaron del Ayuntamiento de Lekunberri para comunicarme que había ganado un premio de poesía con el poemario LA TIERRA DE LOS NADIE y me pidieron que enviara un prólogo para la edición del libro, pensé en Indio Juan y así se lo pedí a través de algunos amigos comunes.  En pocos meses su estado de salud había empeorado.  El duro tratamiento que seguía contra el mal que asediaba su “pequeño territorio palestino” era incompatible con otros males y su debilidad era ya extrema.  Sólo Esperanza y unos pocos amigos acompañaban sus últimos momentos.

El dolor de su muerte nos golpeó pocos días después.  Sabíamos que nos iba a golpear, pero no por ello fue menos duro no poder hacer nada contra la muerte del rapsoda, del hombre, del amante, del amigo.

Hubiera querido que Indio Juan escribiera este prólogo con esa capacidad que tenía de enseñar sin adiestrar, de comprender con la profunda ironía del misterio, de ser maestro sacando lo mejor que hay en el alumno.

Buena parte del poeta que me habita lo sembró el Indio en mí.

Por eso este prólogo es suyo y la transcripción de sus palabras, a veces inaudibles en la grabación, a veces quebradas, en su voz, por la emoción,  es el mejor homenaje que hoy puedo rendirle.

Comentarios

Conocí al Indio Juan en la década del 60 en la militancia en el barrio de Saavedra junto al Victoria Peter y Grisel Romero. Lo perdimos de vista en 1976.
Lo recordamos con mucho afecto
Gracias Victor Rubenoff

Gran persona el Indio

trabaje varios años con el Negro, como lo llamábamos en esa época, en la Cooperativa de Crédito de Saavedra.
su buen carácter , su predisposición para la joda, lo buen compañero de trabajo, no me produce mas que recuerdos felices.
si encuentro alguna foto9, la agrego al blog

Muchas gracias por recuperarnos memoria de los nuestros.

No puedo contener un lagrimon al recorrer estas lineas. Lo conoci como Carlitos Alvarez,militante por un mundo mejor junto a Cacho Ozeldin, desa parecido por la dictadura.

Todo un homenaje la vida de este hombre.Todo un honor y privilegio, haberle conocido…

A Carlios Alvarez lo conocí en los comienzos del ENA(Encuentro Nac. de los Argentinos)Yo hacía la presentacion y recitaba unas glosas.Me vino a saludar y lo invité a participar. A partir de ese dia presentábamos los dos. Luego se nos unió Mario Chavez. Con el quinteto Tiempo y Folk 4 creamosy trabajamos una Elegía, que nunca llegó a estrenarse, porque con tantos festivales donde participábamos (se nos unió Manuel Picón, poeta y músico Uruguayo)En poco tiempo llevamos muchos espectáculos a diferentes barrios de cap. y Pcia.fueron años donde se nos sumaron :La Negra,que llegaba con Fabian recien nacido de Mendoza, Tejada Gomez,Cesar Isella,Zitarrosa,Viglieti.Pedro Aleandro, Maria Garay, Ramon Ayala,luego Victor Heredia,Osv. Pugliese,y en la Federacion de Box, se presentó también Palito Ortega,de los que aún recuerdo. etc.No paramos, hasta que uno de los Folk 4 (Daniel) desapareció.El Indio me dejó un libro que le editó la barra de Ciudadela:»ESOS DIAS QUE PASAN».Se fué a España y yo a recorrer mi pais., siempre con el Teatro. Por Manuel me enteré que estaba en una radio. El me escuchaba cuando yo trabajaba como actriz en un programa y decía que siempre quiso trabajar en radio.Muchos años después me encontré en Corrientes con la que era su compañera, y me dijo que nos dejó definitivamente.Ya no sigo…Son muchos los recuerdos con el Indio Juan.Fué un ser sensible,dulce, sereno y un gran amigo .A nuestra casa venía siempre con su hija, que nunca volví a ver.Lo tengo presente siempre. Es uno de esos seres inolvidables ,de los que nunca se traicionan.

Deja una respuesta

Mensaje:

Categorías