7 Feb, 2011

REFORMA DE LAS PENSIONES (V): MUJERES Y JÓVENES


Este país tiene un problema serio de temporalidad y precariedad laboral, que es causa y origen de las dificultades de nuestras mujeres y nuestros jóvenes para acceder en el futuro a una pensión, porque aunque puedan llegar a los 15 años para cobrar el 50 por ciento de la pensión a la que tuvieran derecho, en función de su base reguladora, es decir de sus cotizaciones, lo tienen muy difícil para alcanzar los 35 años cotizados, ni los 37 años para cobrar el 100 por cien.

El problema no es, por lo tanto, el sistema de pensiones, ni antes, ni ahora. El problema es el paro y un empleo temporal y precario. Por eso, sin dejar de constatar que la lucha central es la del empleo, desde el sistema de pensiones hay que corregir la falta de cotizaciones que pueden tener mujeres y jóvenes en el futuro.

Para ello el Acuerdo contempla que la mujeres (y los hombres, en determinados casos) que hayan interrumpido su vida laboral por nacimiento o adopción, verán reconocidos 9 meses de cotización por cada hijo hasta un máximo de 2 años. Además el periodo cotizado por excedencia para cuidado de hijos, se amplía de 2 a 3 años.

En cuanto a los jóvenes se establecen medidas para que los programas formativos coticen como contratos formativos. Eliminando restricciones a la contabilización de periodos formativos o de investigación, incluidos los realizados en el extranjero. O reconociendo estas cotizaciones con carácter retroactivo en periodos anteriores a la ley.

Además, en el Acuerdo de Pensiones, se establecen mecanismos específicos para ir valorando y corrigiendo la situación de los jóvenes ante sus pensiones.

Francisco Javier López Martín

Deja una respuesta

Mensaje:

Categorías